Consejería

La depresión: sus causas y su cura

Artículo
07.08.2017

“¿Por qué te abates, alma mía, y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios, pues he de alabarle otra vez. ¡Él es la salvación de mi ser, y mi Dios!” (Sal. 42.11).

En este mundo en que vivimos la depresión es una realidad tanto entre cristianos como no cristianos. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, se calcula que afecta a unos 350 millones de personas en todo el mundo.[1] Afecta a todos, ricos y pobres; jóvenes y viejos, profesionales y no profesionales, hombres y mujeres.

La depresión de la que hablaremos en este artículo, no es la tristeza o desaliento ocasional que nos afecta a todos, sino de un estado de ánimo caracterizado por la tristeza, el desánimo, la falta de energía, interés y motivación, que puede crecer hasta afectar una o varias áreas de la vida tales como el matrimonio, el trabajo, los estudios y otras más.

 

Exploremos a continuación qué aspectos debemos considerar a la hora de aconsejar un creyente deprimido.

  1. Síntomas

En primer lugar, veamos los síntomas que puede presentar una persona con esta condición. Cuando una persona está deprimida experimenta síntomas que afectan tanto lo físico como lo espiritual, porque hay una interrelación entre nuestro cuerpo y nuestra alma, lo que la Escritura describe como el hombre interior y el hombre exterior (2 Co. 4:16).

Dentro de los síntomas físicos podemos mencionar la falta de interés en las actividades cotidianas, no cumplir con sus responsabilidades, la persona no quiere levantarse en la mañana, no quiere cocinar, come mucho o poco, gana o pierde peso, duerme mucho o poco, o sufre de insomnio, habla mucho o habla poco, culpa a otras personas de su situación, se torna irritable o se aísla, o tiene dependencia de otras personas porque no quiere que lo dejen solo.

Dentro de los síntomas espirituales podemos citar la falta de gozo, el no experimentar el amor de Dios, pensar que Dios los ha abandonado, el estar centrados en sí mismos y no en Dios, un sentimiento de culpabilidad sin fundamento, vergüenza, dudas de su salvación, sentirse sin rumbo y propósito en la vida, entre otros.

Un ejemplo que encontramos en la Biblia de estos síntomas es el de Job en 7:1-7. En el versículo 1 dice que la vida del hombre es una lucha, un trabajo forzado. Al momento de decir esto Job tenía un sentido de vacío. En los versículos 3-4 vemos que tenía problemas de insomnio, porque dice que nunca amanecía y estaba lleno de inquietudes hasta el alba. Los días corrían rápido y no tenía esperanza, era una persona cansada de la vida, cuyos ojos no volverían a ver el bien (6-7).

 

  1. Causas

En segundo lugar debemos evaluar las causas que pueden conducir a la depresión, que también pueden ser físicas y/o espirituales. Cito a Jim Newheiser: “Los cristianos reconocemos que tenemos una naturaleza dual – cuerpo y alma (2 Co. 4:16; 5:8), lo que pasa al cuerpo afecta el alma (Job 2), y lo que sucede al alma puede influenciar el cuerpo (Pr. 14:30; 17:22; Salmo 38:1ss). La depresión siempre tiene un componente espiritual y usualmente tiene un componente físico”.[2]

Dentro de las causas físicas que contribuyen a la depresión podemos mencionar el efecto colateral de ciertos medicamentos, enfermedades o trastornos de salud, entre los que podemos citar: los problemas cardíacos, el hipo o hipertiroidismo, la hipoglicemia o el cáncer, enfermedades como el Alzheimer, la esclerosis múltiple, derrames cerebrales y tumores en el cerebro. Tenemos también una alimentación desbalanceada, la falta de ejercicio físico, falta de sueño y la falta de descanso por un exceso de trabajo.

Nota: Es importante destacar que para tratar las causas físicas el aconsejado debe acudir a un médico para descartar cualquier condición de salud que lo esté afectando.

 

Causas espirituales

  1. Sentimientos de culpa por pecados no confesados

Dentro de las causas espirituales podemos mencionar primero los sentimientos de culpa por pecados no confesados a Dios. En el Salmo 32 tenemos el caso de David, donde se describen los efectos de haber callado su pecado luego de su adulterio con Betsabé y el asesinato de Urías heteo, esposo de Betsabé. Él nos dice que cuando calló su cuerpo se consumió con su gemir todo el día (v. 3); que sentía la pesada mano de Dios de tal manera que su vitalidad se desvanecía con el calor del verano (v. 4). Todo esto es un espíritu de pesadez, de desánimo, abatimiento, tristeza y oscuridad que había caído sobre David; la vida se había convertido en una carga para él, y permaneció en esa condición hasta que trató bíblicamente con su pecado y lo confesó a Dios, y fue restaurado (vs. 5-6; Pr. 28.13).

  1. Respuestas no bíblicas a circunstancias de la vida

En segundo lugar, los cristianos se deprimen cuando responden de una manera no bíblica a las diferentes circunstancias que se presentan en sus vidas, como son las tareas y las responsabilidades que los abruman, las circunstancias difíciles, decepciones o pruebas. En Deuteronomio 1:22-29 tenemos el relato de lo que le sucedió a los israelitas antes de entrar en la tierra prometida. Cuando recibieron el reporte de los espías que habían enviado a reconocer la tierra que ellos debían reclamar, se llenaron de temor y se desanimaron, al oír que había gigantes en esas tierras. Ellos pensaron que Dios les estaba pidiendo una tarea que ellos no podían llevar a cabo y se decayeron y se deprimieron.

  1. Auto lástima

En tercer lugar, los creyentes se deprimen cuando sienten auto lástima, como el caso de Asaf en el Salmo 73. Él tuvo una perspectiva no bíblica de la vida, ya que veía a los impíos prosperar mientras él pensaba que había sido en vano haber vivido piadosamente. Esto lo llevó a sentir envidia de ellos (v. 3) y a deprimirse (vs. 12-14). Cuando vio la vida desde una perspectiva bíblica, él entendió el fin de ellos y de los privilegios que gozaba, y pudo salir de su depresión (vs. 16-17).

  1. Sentirse atrapados

Una última razón es sentirse atrapados en una circunstancia específica a la que no le ven salida. Esto puede ser una persona que está enferma y visita a diferentes médicos y no mejora, o el caso de una persona que no puede cumplir con sus compromisos financieros mes tras mes, y la situación se le va poniendo cada vez más difícil, o la persona casada cuyo cónyuge le hace la vida imposible. Una mujer que anhela ser madre y no ha podido salir embarazada, o la soltera que anhela casarse y no le llega ese compañero.

 

Remedios divinos para vencer la depresión

Veamos ahora los remedios divinos para vencer la depresión. Siempre que sea posible debemos tratar de establecer una relación cercana con el aconsejado, para entender mejor las experiencias y sentimientos de esta persona e identificar lo que son debilidades físicas, malos hábitos y patrones pecaminosos de conducta y así poder brindarle la ayuda adecuada (Ro. 12:15; He. 4:15).

  1. Una relación personal con Cristo

En esa relación, en primer lugar, debemos enseñar al aconsejado que para tratar con la depresión debe tener una relación personal con Cristo, quien le da el poder y el potencial para vencerla. En Juan 15:5 el Señor nos dice: “Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto, porque separados de mí nada podéis hacer”. Así como la rama depende de la vid para la vida, el vigor y la fertilidad, asimismo Jesucristo es la fuente de nuestro vigor, ya que todo lo que somos y todo lo que podemos hacer es por la gracia y el poder que él nos comunica continuamente. Por nuestra unión con él podemos enfrentar y salir victoriosos de la depresión.

No importa qué tan difícil sea la situación del aconsejado, qué tan serios sean los problemas, las Escrituras nos dicen que si los manejamos a la manera de Dios, él nos dará la salida (1 Co. 10:13). Pero el aconsejado debe decidir a quién creer, si a su corazón que es engañoso y le dice que no hay solución para su situación, o creer a Dios quien le da la solución por la gracia y el poder de Jesucristo.

A la luz de esta realidad, debemos explicarle cómo debe apropiarse de los medios públicos y privados de gracia para crecer en su fe. Podemos ayudarlo a crecer en su relación personal con su Señor, guiarlo en la lectura de su Biblia, enseñarle a meditar en lo leído, a memorizar textos específicos que apliquen a su situación, a tomar tiempo para orar con él. Explicarle la importancia de ser miembro de un cuerpo local de creyentes y congregarse para ser pastoreado y edificado, para poner sus dones en operación en el cuerpo de Cristo y tener comunión con el pueblo de Dios.

También debemos motivarlo a cumplir y a reestructurar su orden de prioridades de acuerdo a los principios bíblicos, a asumir sus responsabilidades en el hogar, en su trabajo, exhortarle a que haga ejercicios físicos y siga las indicaciones que su médico le haya prescrito si existe alguna condición de salud, entre otras indicaciones.

  1. Hablarse la Palabra

En segundo lugar, el aconsejado debe cultivar el hábito de hablarle a su alma con la Palabra de Dios. Es importante entender que todos nosotros tenemos un diálogo interno constante con nosotros mismos, y en lugar de escucharnos debemos aprender a hablarnos la verdad de la Palabra de Dios como lo hace el salmista: “¿Por qué te abates, alma mía, y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios, pues he de alabarle otra vez. ¡Él es la salvación de mi ser, y mi Dios!” (Sal. 42:11). El salmista lamenta sus circunstancias, se encontraba oprimido por sus enemigos y lejos del santuario de Dios, pero a pesar de eso le habla a su alma, invitándola a no turbarse y motivándola a alabar y esperar en el Señor quien es la única fuente de su salvación y su Dios. Él rehusó centrar su mente en sus problemas, en sus sentimientos, en sus opiniones o en las opiniones de otros, y en su lugar centró su mente en Dios decidido a esperar en él como la única fuente de su salvación.

Asimismo debe aprender a hablarle a su alma con el evangelio que siempre es necesario para tratar espiritualmente con la depresión. Traer a su mente el recordatorio de que Dios le ama, que su salvación está segura y garantizada, porque cuando era débil, impío y pecador, enemigo de Dios (Ro. 5:6-10), Cristo murió en la cruz del calvario por sus pecados; ahora ha sido justificado por la fe, ha sido adoptado dentro de la familia de Dios y ahora tiene paz para con Dios a través de Jesucristo (Ro. 5:1). Ya no tiene que temer al juicio de Dios.

Dice Jerry Bridges: “Las buenas nuevas de que nuestros pecados son perdonados gracias a la muerte de Cristo, nos llena el corazón de gozo, nos da valor para enfrentar el día y nos ofrece la esperanza que el favor de Dios estará sobre nosotros, no porque seamos buenos sino porque estamos en Cristo”.[3]

El aconsejado debe ser guiado al entendimiento de que ahora tiene una nueva identidad, es amado por Dios en Jesucristo, quien le ha dicho: “Nunca te dejaré ni te desampararé”, de manera que pueda decir con confianza: “El Señor es el que me ayuda; no temeré. ¿Qué podrá hacerme el hombre?” (He. 13:5-6). Y finalmente, echar toda su ansiedad sobre el Señor, porque él tiene cuidado de nosotros (1 Pe. 5:7).

  1. Autoexaminarse

En tercer lugar, debe enseñarlo a hacer un autoexamen para analizar si su depresión está asociada a sentimientos de culpa por pecados específicos que debe confesar en la presencia de Dios y apartarse de ellos. Hacer preguntas como: ¿Tienes amargura o resentimiento hacia otras personas en tu corazón? ¿Estás reaccionando de forma bíblica a las situaciones que se te presentan diariamente? ¿Estás cumpliendo con tus responsabilidades como padre? Y cuando se identifique esas áreas, el aconsejado debe ir a la presencia de Dios en confesión de su pecado (1 Jn. 1:9; Pr. 28:13), haciendo el compromiso de hacer lo que Dios quiere que haga independientemente de sus sentimientos.

  1. Confiar en Dios

En cuarto lugar, se debe analizar si su depresión es fruto de la incredulidad, que es lo opuesto a confiar y regocijarnos en Dios. Solo en Cristo hay esperanza para cambiar, porque solo él puede librar al creyente de los viejos hábitos que le esclavizan y darle la victoria sobre la depresión. El consejero está llamado a motivar al aconsejado a confiar en Dios y seguir los principios que da en su Palabra.

  1. Regocijarse en el Señor

Finalmente es crucial que el aconsejado aprenda a regocijarse en el Señor siempre (Fil. 4:4). Este texto enseña que se regocije en el Señor, no solo cuando le vaya bien con su familia, en su trabajo, cuando pueda cumplir sus aspiraciones, cuando no se enferme, cuando no tenga problemas, sino que debe regocijarse en el Señor siempre, en toda circunstancia, en todo tiempo y en todo lugar porque él es su todo en todo. Mirar quién es su Dios, lo que él ha hecho en Jesucristo, lo que está haciendo y lo que hará en su vida, y regocijarse en él, en su persona, en sus atributos, y en su control soberano; en sus promesas y provisión para sus hijos, en su cuidado y su protección paternal.

Espera en Dios. “¿Por qué te abates, alma mía, y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios, pues he de alabarle otra vez. ¡Él es la salvación de mi ser, y mi Dios!” (Sal. 42:11).

[1] Organización Mundial de la Salud. Nota descriptiva N° 369. Abril de 2016. http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs369/es/

[2]Jim Newheiser, “Biblical Counseling: Depression”, [“Consejería Bíblica: Depresión”]Institute of Biblical Counseling and Discipleship [Instituto de Consejería y Discipulado Bíblicos].

 

[3] Jerry Bridges, La Disciplina de la Gracia, (Centros de Literatura Cristiana, 2001).