Clases esenciales: Cómo Estudiar La Biblia

Cómo Estudiar La Biblia – Clase 8: Propósito y Contexto

Artículo
17.04.2017

  Descargar Manuscrito en formato Word
  Descargar Folleto del Alumno en formato Word

 
Clase esencial
Cómo Estudiar La Biblia
Clase 8: Propósito y Contexto


Introducción

¿Alguna vez has visto un versículo usado fuera de contexto? ¿Puede alguien darme un ejemplo? Mt 7:1 – «No juzguéis» o Mt. 5:14 – «una ciudad sobre un monte».

Hemos pasado las últimas semanas pensando a través del género. Esta mañana, pasaremos a mirar algunas herramientas que tenemos para el estudio de la Biblia. Y por hoy, nuestras dos herramientas para ayudarnos a evitar el uso incorrecto de la Escritura son el propósito del autor y el contexto. Cada vez que te acerques a un pasaje de la Escritura, siempre deberías hacer dos preguntas:

(1) ¿Por qué el autor lo escribió?

(2) ¿Cuál es el contexto?

Conocer el propósito y el contexto de un versículo o pasaje te ayudará a entender tu biblia correctamente y evitará que cometas algunos de los errores que acabamos de mencionar.

  1. El propósito del autor

Entonces, empecemos con nuestra 1era herramienta, el propósito del autor.

Cada libro de la Biblia fue escrito con un propósito específico en mente, deberíamos interpretar cada parte de un libro a la luz de este propósito.

Ahora, esto para la mentalidad postmoderna, no tiene sentido. Los postmodernistas dirían que puedes imponer el significado que quieras a un texto. Que la intención original del autor es en realidad irrelevante. Pero el problema con este enfoque cuando llegamos a la Biblia es que la Biblia es la palabra de Dios, no la nuestra. Su propósito general es contarnos sobre él. Así que, necesitamos entender lo que él está tratando de lograr con ella. Sabemos que los escritores bíblicos fueron inspirados por Dios; por tanto, su propósito es el propósito de Dios.

Observemos algunos pasajes para ver cómo descubrir el propósito del autor. Comenzaremos con algo donde la intención del autor sea fácil de detectar.

Propósito claro y explícito

Vayamos al final del evangelio de Juan, capítulo 20, versículo 30 – Juan 20:30-31:

30 «Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro. 31 Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre».

De acuerdo. ¿Entonces por qué Juan escribió el libro de Juan? [Espera una respuesta]. Correcto. Ahora, no entendemos esto sino hasta el final del libro. Pero él no podría ser más explícito sobre su propósito al escribirlo, ¿no? Cuando estudias el libro de Juan, necesitas entonces tener en mente este propósito. Es una la razón por la que Juan es tan explícito sobre quién es Jesús (recuerda la semana pasada).

Vayamos a otro pasaje en Juan y veamos cómo esto nos ayuda. Mira Juan 6:60. Jesús acababa de alimentar a los 5000 y luego le dijo a la gente que ellos necesitaban comer de su carne, el pan del cielo.

60Al oírlas, muchos de sus discípulos dijeron: Dura es esta palabra; ¿quién la puede oír? 61Sabiendo Jesús en sí mismo que sus discípulos murmuraban de esto, les dijo: ¿Esto os ofende? 62¿Pues qué, si viereis al Hijo del Hombre subir adonde estaba primero? 63El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. 64Pero hay algunos de vosotros que no creen. Porque Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían, y quién le había de entregar. 65Y dijo: Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado del Padre.

¿De qué manera el conocer la intención de Juan nos ayuda a interpretar este pasaje? Si no conociéramos su intención, ¿cómo podríamos interpretar mal este pasaje?

Miremos un segundo ejemplo. Ve conmigo a 1 Juan, capítulo 5, versículo 13:

«Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios».

Así que, ¿cuál es el propósito de Juan al escribir 1 Juan? – [Que los creyentes tengan seguridad]

¿Por qué es importante conocer este propósito? Mira el capítulo 2, versículo 4:

 El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él;

¿Cuál podría ser el problema al leer el 2:4 aislado sin saber el propósito general de Juan?

[Una persona podría leer este versículo aisladamente y pensar que no es cristiano(a) si desobedece sólo uno de los mandamientos de Dios. Bueno, eso sería un malentendido del evangelio y un malentendido del propósito de Juan].

Juan quiere brindar al lector seguridad y no incertidumbre. De manera que necesitamos interpretar el 2:4 con eso en mente. Ciertamente hay otros pasajes de la Escritura destinados a dar dudas a aquellos que realmente no están en Cristo. Pero ese no es el propósito de Juan aquí.

Propósito implícito o más ambiguo

¿Y qué si el propósito no es obvio o explícito? En estos casos, deberíamos examinar el texto en busca de pistas. Para tratar de entender por qué fue escrito y cuáles son los temas principales.

Al trabajar con una epístola del N.T. o un profeta del A.T. intenta responder estas cuatro preguntas para tener una idea del propósito (en el folleto):

  1. ¿Quién escribe a quién?
  2. ¿Cuál es la situación del autor y del lector?
  3. ¿Hay problemas o asuntos que están siendo abordados?
  4. ¿Hay temas repetidos o una idea singular que sostenga a todo el libro?

Hagamos estas preguntas a 2 Timoteo 1:9-10 [lee el pasaje].

«9 quien [Dios] nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos, 10pero que ahora ha sido manifestada por la aparición de nuestro Salvador Jesucristo, el cual quitó la muerte y sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio».

Antes de que hagamos nuestras preguntas, ¿qué podría ser sacado de este pasaje al leerlo en aislamiento (sin conocer el propósito)?

-Que somos salvos por gracia y no por obras (v.9);

-Esa gracia nos fue dada por medio de Cristo desde el comienzo de los tiempos (v.9);

Algunas cosas buenas, ¿cierto? Estos versículos son provechosos por sí solos. Pero obtendremos más de ellos, lo prometo, si entendemos cómo apoyan el propósito principal de Pablo para 2 Timoteo. Así que, hagamos nuestras cuatro preguntas.

[He escrito todas las preguntas y respuestas abajo. Pero no las leas estilo conferencia; deja que la clase las responda por ti].

  1. ¿Quién escribe a quién?

¿Quién es el destinatario? – Pablo escribe a su querido amigo, Timoteo (1:1-2).

2 a Timoteo, amado hijo: Gracia, misericordia y paz, de Dios Padre y de Jesucristo nuestro Señor. (1:2)

¿Quién es al autor? –Pablo es un apóstol comisionado a hablar por Cristo.

1 Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, según la promesa de la vida que es en Cristo Jesús, (1:1)

11 del cual yo fui constituido predicador, apóstol y maestro de los gentiles. (1:11)

¿Quién es Timoteo? –Timoteo es un líder de la iglesia.

15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad. (2:15)

  1. ¿Cuál es la situación de Pablo y Timoteo?

Pablo está en prisión y ha sufrido por predicar el evangelio y también lo hará Timoteo

8 Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios. (1:8)

12  Por lo cual asimismo padezco esto… (1:12)

9 en el cual sufro penalidades, hasta prisiones a modo de malhechor; (2:9)

Muchos lo han abandonado

15 Ya sabes esto, que me abandonaron todos los que están en Asia, de los cuales son Figelo y Hermógenes. (1:15)

16 En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; (4:16)

Pablo cree que está en la recta final de su vida y probablemente a punto de morir

6 Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. 7 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida. (4:6-8)

  1. ¿Hay algún problema siendo abordado?

Hay falsos maestros en la iglesia de Timoteo que distorsionan el evangelio

17 Y su palabra carcomerá como gangrena; de los cuales son Himeneo y Fileto, 18 que se desviaron de la verdad, diciendo que la resurrección ya se efectuó, y trastornan la fe de algunos. (2:17-18)

8 Y de la manera que Janes y Jambres resistieron a Moisés, así también éstos resisten a la verdad; hombres corruptos de entendimiento, réprobos en cuanto a la fe. (3:8)

Pablo advierte que algunos en el futuro caerán presos de las falsas enseñanzas

3 Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, (4:3)

  1. ¿Hay temas repetidos?

Pablo anima a Timoteo a permanecer firme por el verdadero evangelio (1:8, 14)

8 Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios (1:8 – justo antes de nuestros versículos)

14 Guarda el buen depósito por el Espíritu Santo que mora en nosotros. (1:14)

Seguir a Cristo implicará persecución/sufrimiento

12 Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución; (3:12)

Entonces basándonos en nuestras respuestas a las 4 preguntas, ¿alguien se ofrecería voluntariamente a dar un resumen del propósito de Pablo al escribir 2 Timoteo?

Pablo insta a Timoteo a permanecer firme por el verdadero evangelio, a refutar la falsa doctrina y a entrenar a otros para la obra del evangelio, a pesar del sufrimiento que padecerá, a la luz del glorioso futuro que le aguarda.

¿Afecta este propósito la manera en la que interpretamos nuestro pasaje? Vamos a leerlo de nuevo (2 Ti. 1:9-10):

«9 quien [Dios] nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos, 10 pero que ahora ha sido manifestada por la aparición de nuestro Salvador Jesucristo, el cual quitó la muerte y sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio».

¿De qué manera el conocer el propósito afecta el significado?

 [Este pasaje no es sobre Pablo enseñándole a Timoteo el evangelio por primera vez. Timoteo probablemente ha escuchado y enseñado el evangelio cientos de veces, aparentemente Pablo no cree eso suficiente y comienza con una pequeña tangente evangélica al comienzo de su carta. Así que, mientras Timoteo enfrenta el sufrimiento y las falsas enseñanzas, Pablo quiere que Timoteo recuerde el evangelio, predique el evangelio, y descanse en el evangelio].

Timoteo no tiene nada que temer porque ya ha sido (1) salvo por gracia, (2) la muerte ha sido derrotada, y (3) le espera la inmortalidad.

De acuerdo. ¿Cómo nos ayuda esta nueva visión a aplicar este pasaje?

  • ¿Alguna vez has tenido que aconsejar a un amigo o cónyuge que atraviesa una situación difícil pero sientes que no tienes nada sabio que decir?
  • Seguro que podrías recordarles el evangelio, pero ya lo conocen, por lo que no serviría de mucho, ¿no? Y si les recuerdas el evangelio, no hay muchas probabilidades de que les ayude, ¿cierto?
  • No obstante, lo que Pablo está diciendo a Timoteo es: ¡el evangelio siempre debería estar en el centro y siempre es suficiente! Sin importar que tan familiar te sea. No puedes equivocarte en orar y compartir el evangelio.

¿Ves cómo comprender el propósito del autor te ayuda a entender el pasaje?

Si no entiendes el propósito del autor, no siempre entenderás el pasaje equivocadamente (por la gracia de Dios). Pero probablemente terminarás afirmando simplemente una verdad general en lugar de ver el significado más profundo del pasaje.

  1. Entonces todo eso trata sobre identificar el significado del pasaje en estos dos géneros: las epístolas y los profetas.

¿Qué hay de otros géneros?

Al trabajar con narrativas, considera lo que el autor elige incluir y lo que elige dejar por fuera… Esto nos ayuda a entender la intención del autor.

Esto es especialmente importante al leer dos relatos diferentes del mismo evento.

Por ejemplo, considera el pecado de David con Betsabé, el autor de 1 y 2 Crónicas lo omite porque su intención es celebrar lo mejor de los reyes de Israel y Judá en anticipación al más grande Rey de todos, Jesús.

Sin embargo, 2 Samuel lo incluye porque él tiene un propósito distinto, mostrar que incluso el Rey David es un pecador y necesita un Salvador.

Lo mismo es cierto para los Evangelios. Deberíamos ser cuidados al referenciar a Mateo con Lucas para llenar los eventos que faltan. ¿Qué tal si Mateo pretendió que esos eventos faltaran?

Otros libros pueden resultar más difíciles de determinar en la intención; pero siempre puedes buscar los temas dominantes y las pistas de lo que el autor se refiere.

¿PREGUNTAS?

  1. Contexto

Ahora, avancemos a nuestra segunda herramienta, el contexto. ¿Puede alguien decirme cuál es la diferencia entre una novela y una enciclopedia?

Deberíamos leer la Biblia más como una novela y menos como una enciclopedia espiritual. Cada versículo, capítulo y libro están conectados. Y todos están conectados a la gran narrativa de la Biblia de la que hemos estado hablando en esta clase:
Dios glorificándose a sí mismo mediante la salvación de su pueblo y el juicio de sus enemigos, a través de la vida, muerte y resurrección de Cristo.

 Un ejemplo de usar la Biblia como una enciclopedia sería si lees los diez mandamientos de forma aislada. Si los lees aisladamente quizá te inclines hacia una comprensión basada en las obras acerca de cómo el hombre es salvo. Si cumplo estos mandamientos, entonces Dios me salvará.

Pero si lees la introducción a los mandamientos en su contexto que dice, “Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre” Y LUEGO lees los diez mandamientos, entonces te darás cuenta de que Dios dio a su pueblo los diez mandamientos DESPUÉS de que los salvó de Egipto y los está llamando a vivir a la luz de su salvación, no les está diciendo cómo ganarla.

Así que al estudiar un pasaje de la Escritura, es esencial que preguntemos cómo el pasaje encaja en lo que viene antes y lo que viene después de él.

[Consulta el gráfico en el folleto]

Al pensar sobre un pasaje en el contexto de toda la Biblia, es importante tener en cuenta dos lentes distintos.

  • El primero es la «Teología Sistemática». La Teología Sistemática es una categorización de la verdad bíblica. Si escoges un libro sobre «Teología Sistemática» en el puesto de libros de CHBC, te ayudará a entender lo que la Biblia entera dice sobre temas específicos. Como el pecado, la naturaleza divina de Jesús, el fin de los tiempos, entre otros.
  • El segundo es la «Teología Bíblica». Es la trama del plan de Dios de redención que fluye desde el comienzo de Génesis hasta el final de Apocalipsis. Ubicar tu texto en el contexto de la Teología Bíblica contextualizará la manera en la que encaja en el gran plan de redención de Dios. Y eso es importante. Porque si sólo pensamos en el contexto de la Biblia en términos de Teología Sistemática, perderemos parte de la textura y la fuerza de lo que está ocurriendo. Por ejemplo, digamos que estoy estudiando la condenación de Dios del pecado de Israel en Amós. Pudiera pensar sistemáticamente sobre el pecado a lo largo de toda la Biblia. Y ese es un buen contexto. Pero el estudiar simplemente una foto instantánea de lo que la Biblia enseña, hará que pierda algo en Amós. En cambio, ayuda a considerar cómo la doctrina del pecado se ha desarrollado hasta este punto en la Biblia. Y cuando haga eso, veré que en este momento, el pueblo ha vuelto a su pecado después de que Dios les mostrara su gracia. Una y otra vez. Durante generaciones. Durante docenas de generaciones a lo largo de cientos de años. Hasta el punto de que la verdadera pregunta sobre el pecado que debería estar sintiendo es ¡por qué motivo Dios todavía soporta a esta gente! Ese es el sentimiento que debería tener cuando enfoque el pecado en Amós si estoy usando el lente de la Teología Bíblica. Verás algunas recomendaciones en la parte posterior de tu folleto sobre buenos libros para darte un ángulo sobre Teología Bíblica. «Biblical Theology in the Life of the Church» [Teología Bíblica en la Vida de la Iglesia] de Michael Lawrence; «God’s Big Picture» [El Gran Panorama Divino] de Vaughn Roberts; «Gospel and Kingdom« [Evangelio y Reino] de Graham Goldsworthy. «The Big Picture Story Bible» de David Helm, dirigido a niños, pero también hace un gran trabajo al encajar toda la Biblia. ¡Y tiene fotos!

Examinemos un versículo familiar para que puedas ver las implicaciones de leer un versículo en contexto. Vayan conmigo en sus biblias a Juan 3:16.

  1. Oración: «Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna».
  1. Párrafo: Juan 3:16-21… Juan no sólo menciona a aquellos que creen y son salvos, sino también a aquellos que no creen y son condenados (Lee el versículo 18).
  1. Capítulo: Al comienzo del capítulo, en los versículos 1-21, Jesús enseña a Nicodemo que los hombres deben «nacer de nuevo» (v.3) y que el Hijo del Hombre debe ser «levantado» (vv.14-15) explicando más sobre cómo ocurriría esta salvación.

Luego, ya al final del capítulo, en el versículo 36, Juan el Bautista dice, «El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él».

Ya podemos ver cómo conocer el contexto del capítulo afecta el significado.

[Habla acerca de cómo Juan 3:16 sólo es usado para hablar de lo positivo].

  1. Libro: Como discutimos en la sección del propósito del autor, el libro de Juan fue escrito «para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre».

Aquí ves que el versículo 16 es quizá la expresión más concentrada del propósito de Juan… ¡Mostrar que Jesús es el Salvador y todo aquel que cree en él no perecerá, sino que tendrá vida eterna!

  1. Biblia: En muchas formas Juan 3:16 puede ser considerado el crescendo de la narrativa bíblica. Por cientos de años Dios ha estado revelando progresivamente su gran plan y ahora está aquí a todo color. El salvador prometido ha venido y nos ofrece la Salvación que ha sido prometida.

Entonces ¿cuáles son las mejores maneras de asegurar que estás tomando en cuenta el contexto?

  1. Párrafo: Presta mucha atención a las palabras de transición. Palabras como «por», «pero», «por tanto», «y», o «después de esto» exigen que averigües la conexión entre lo que estás estudiando y el pasaje anterior antes de que vayas más lejos.
  2. Capítulo: Lee antes y después de la sección que vas a estudiar. Te darás cuenta si alguna vez vas al estudio bíblico del miércoles por la noche, que esta es nuestra práctica estándar.
  3. Capítulo: Si encuentras que estás en medio de un argumento (como los primeros capítulos de Romanos), puede ayudar que traces dónde estás en ese argumento como una forma de entender el contexto.
  4. Capítulo: Pregúntate ¿qué estaría faltando en este libro de la Biblia si este capítulo desapareciera repentinamente?
  5. Libro: Puede ser de ayuda el entender cómo está estructurado el libro. ¿Es como Proverbios donde la estructura es muy suelta y no importa tanto? O como Job, que lo vimos unas semanas atrás, donde entender cómo el libro está compuesto es en realidad crítico para entender cada pasaje dentro de él. Los libros donde más importa la estructura son Apocalipsis, Job, Eclesiastés. Mateo, Daniel, Malaquías y Éxodos son los segundos. Para la mayoría de los otros libros, es bueno conocer la estructura, pero no esencial para comprender el contexto. Si estás interesado, las clases generales del Antiguo y el Nuevo Testamento hacen un buen trabajo para ayudarte a ver cómo se encuentra estructurado cada libro.
  6. Libro: Otra buena forma de obtener el contexto al nivel del libro es leer una introducción de ese libro. Como la encontrarías en una Biblia de estudio o el «Introducción al A.T.» o N.T. en la repisa de libros o en la biblioteca. Los libros «Promises Made» [Promesas Hechas] y «Promises Kept» [Promesas Cumplidas] de Mark Dever también son útiles. Ellos contienen una predicación sobre cada libro en la Biblia.
  7. Biblia: Un buen libro de Teología Biblia puede ayudarte a comprender dónde encaja tu pasaje en la corriente general de la Biblia. Mencioné algunos de estos antes. 

Un último ejemplo. La importancia del contexto inmediato.

Mateo 6:5-7 (hazlo corto y sin exagerar) comparado a Lucas 18:1 (siempre ora y nunca te rindas).

Mateo – en contra de formas falsas de religión. Lucas – dirigido a aquellos que son fríos e indisciplinados en su vida de oración

¿PREGUNTAS?

Conclusión:

Hablamos hoy sobre usar dos herramientas – el propósito del autor y el contexto para ayudarnos a descubrir el significado de un determinado pasaje. Pero siempre deberíamos tener en mente que el propósito subyacente de Dios en toda la Escritura es la revelación de su gloria, como se muestra principalmente a través del evangelio de nuestro Señor Jesucristo. Por tanto, cuando nos sentemos a estudiar la Palabra de Dios, mientras buscamos discernir el propósito y el contexto de un pasaje, ¡debemos hacerlo con el objetivo de crecer en nuestro conocimiento de él en toda su gloria!