Liderazgo

El poder del ejemplo

Artículo
21.11.2018

«El ejemplo no es lo primero en la vida, es lo único». A través de esta frase, el famoso médico misionero y autor, Albert Schweitzer, declaró claramente la importancia y el poder del ejemplo. ¿Cuántos de nosotros que leímos esto, hemos sido influenciados por la vida poderosa de algún pastor, anciano u otro cristiano que vimos al principio de nuestras vidas? Si menciono «un pastor fiel», ¿qué imagen aparece en tu mente? Si menciono «un cristiano fiel», ¿en quién piensas?

La declaración de Schweitzer, por supuesto, es una exageración. Muchas otras cosas están involucradas en una vida fiel, pero ellas mismas se combinan en el ejemplo que alguien establece.

«Mentoreo» y «formación» pueden sonar como conceptos nuevos, pero no lo son. Parece que, de la manera en que Dios nos creó, esto ha estado en su mente. Hizo a los humanos a su imagen. Debemos seguir su ejemplo e imitar su carácter. En la encarnación de Cristo, Dios vino en la carne de manera que pudiéramos entenderlo y relacionarnos con él, y, como dijo Pedro, «dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas» (I Pedro 2:21). )

Podemos también participar en este ministerio de establecimiento y seguimiento de ejemplos. Dios ha creado humanos para nacer y madurar en compañía de otros humanos en la familia. No somos autogenerados, ni instantáneamente aparecemos como personas maduras. Dios planeó que los padres amorosos fueran parte de la forma en que los humanos crecerían.

Esta es también la forma en que Dios tuvo la intención de darse a conocer en este mundo caído. En el Antiguo Testamento Dios llamó a Abraham y a sus descendientes a ser un pueblo santo, especial y distinto en el mundo. Debían ser especiales para que el mundo tuviera una imagen de una sociedad que reflejara el carácter de Dios, que encarna sus preocupaciones y valores. Cuando Dios le dijo a su pueblo en Levítico 19 que debían «ser santos porque yo, el Señor su Dios, soy santo», no estaba hablando meramente a un individuo, a Moisés, Aarón o Josué.

Él ciertamente les estaba hablando, nosotros vemos en Lv. 19: 1 que Dios instruyó específicamente a Moisés para que dijera esto a toda la asamblea de Israel. Las leyes que luego les dio tenían mucho que ver con las relaciones, la equidad, la justicia y las interacciones sociales. Demuestra que a medida que estas personas se preocupan por los demás los perdidos y los menos importantes, por los extranjeros y los jóvenes, mostrarían algo del carácter de su justo y misericordioso Creador.

El fracaso de Israel en este ministerio de modelar a otros es uno de los principales cargos de Dios contra la nación en el Antiguo Testamento. Entonces en Ezequiel 5, el papel de Israel se convierte en instruir a las naciones con un ejemplo negativo. El Señor le dice a Israel: «Esta es Jerusalén; la puse en medio de las naciones y de las tierras alrededor de ella…Y te convertiré en soledad y en oprobio entre las naciones que están alrededor de ti, a los ojos de todo transeúnte.

Y serás oprobio y escarnio y escarmiento y espanto a las naciones que están alrededor de ti, cuando yo haga en ti juicios con furor e indignación, y en reprensiones de ira. Yo Jehová he hablado» (5: 5, 14-15). Una y otra vez en Ezequiel, Dios dice que él hace lo que hace con la nación de Israel por amor de su propio nombre, es decir, que la verdad acerca de él sea conocida entre los pueblos del mundo.

Este testimonio corporativo de sí mismo es lo que Dios también ha querido a través de la iglesia en el Nuevo Testamento. En Juan 13, Jesús dijo que el mundo debía saber que somos sus discípulos por el amor de Cristo que tenemos el uno por el otro. Pablo escribió a la iglesia de Efeso: « Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz»(Efesios 5: 8).

En nuestras vidas como cristianos, individualmente, y el efecto multiplicado en nuestras vidas juntos como iglesias, sostenemos la luz de la esperanza de Dios en este mundo oscuro y desesperado. Por nuestras vidas como cristianos, nos enseñamos unos a otros y al mundo que nos rodea acerca de Dios. Si nos amamos, mostramos algo de lo que es amar a Dios. Y, por otro lado, «Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?» (I Juan 4:20). En nuestra santidad, mostramos la santidad de Dios. Estamos llamados a dar a las personas la esperanza de que haya otra forma de vivir, que las vidas de frustración egoísta de nuestras naturalezas caídas y el mundo que nos rodea conspiran para alentarnos a seguir.

Amigos pastores y ancianos, ¿qué enseñan nuestras iglesias al mundo que mirar sobre Dios? ¿Les estamos enseñando que Dios está limitado a nuestra humanidad? ¿Les estamos enseñando que él tolera el pecado y la infidelidad, vidas ensimismadas de mezquindad y discordias? ¿Cuán en serio hemos llevado a nuestra gente a tomar la gran tarea y el privilegio que tenemos de ser la vitrina pública, el escaparate, el anuncio de, la página web del carácter de Dios para su Creación?

Qué gran privilegio nos ha dado y qué poco lo consideramos. Pensamos que si conseguimos más personas en nuestra iglesia, eso de alguna manera niega nuestra responsabilidad a aquellos que ya están nombrados como miembros. Pero, ¿qué testimonio está proporcionando cada uno de ellos en este momento? ¿Cuántos de sus malos testigos hay que esforzarse por superar para que las personas vean el buen testimonio que Dios está proporcionando a través de aquellos que se han convertido verdaderamente y lo están demostrando?

El ejercicio completo de la disciplina de la iglesia no se trata finalmente de vindicación o venganza. Esos son asuntos para Dios, no perdonamos a pecadores como nosotros (Deuteronomio 32:35, Romanos 12:19). Pero tenemos la preocupación de presentar un buen testimonio a otros de cómo es Dios. Debemos ser ejemplares en nuestras vidas y conducta. ¿Ha notado que en sus epístolas pastorales, Pablo parece particularmente preocupado por la reputación que un anciano tendría con los que están fuera de la iglesia? Si bien puede haber una serie de razones para esto, uno debe ser sin duda el papel representativo del anciano de la iglesia para el mundo.

Esto, entonces, también es lo que debe ser la iglesia como un todo. Es por eso que Pablo estaba tan enojado en I Corintios 5. ¿Y has notado exactamente a quién Pablo le levanta la voz? Él no regañó al hombre que estaba en el enlace sexual pecaminoso; ¡más bien él reprendió tajantemente a la iglesia que toleraría tal pecado entre sus miembros! Sabemos la triste verdad de que algunos de nosotros demostraremos estar perdidos en el pecado, aunque hayamos hecho una buena profesión de fe al principio. Confiamos en que al menos algunos vivirán para arrepentirse y regresar, pero no esperamos que la iglesia corporativamente incumpla su responsabilidad de representar bien a Dios defendiendo la santidad y contra el pecado. Fue este el tema  — muy parecido al pecado de Israel idólatra en el Antiguo Testamento  —, que fue el foco de la aguda reprimenda de Pablo a la iglesia de Corinto.

Amigos, ¿qué diría el apóstol Pablo de su iglesia y la mía? ¿Cuánta falta de asistencia toleramos en nombre del amor? ¿Cuántas relaciones adúlteras o divorcios no bíblicos permitimos pasar desacreditados en nuestras iglesias, pero que gritan al mundo, diciendo «no somos diferentes de lo que son ustedes»? ¿Cuántas personas divisivas permitimos desgarrar a la iglesia por pequeños problemas, o cuántos evangelios falsos permitimos que se les enseñe?

Queridos hermanos, si leen esto como pastor, anciano, líder, maestro o compañero de una iglesia, piensen en la gran responsabilidad que tenemos. Considera cómo podemos dar un mejor testimonio de Dios: ¿es ignorando el pecado en nuestro medio, o trabajando para restaurar amorosamente a los que están atrapados en el pecado, como Pablo instruye en Gálatas 6:1? ¿Qué refleja mejor al Dios que adoramos? ¿La misericordia de Dios alguna vez oscureció su santidad en su palabra? ¿Qué tal en su iglesia? ¿Cuál es nuestra mayordomía en este asunto?

Presta atención al ejemplo que estableces para el mundo que te rodea. Dios tiene un gran plan para su pueblo y para su mundo; él nos llama a mostrar eso por nuestras palabras y nuestras vidas. ¿Estás haciendo eso? que Dios nos ayude a cada uno de nosotros a serle fiel en este gran llamado.


                                                                                                              

   Traducido por Renso Bello