Pastoreo

El pastor y el evangelismo: Encontrando una audiencia

Artículo
16.02.2019

¿Qué necesitas para hacer el evangelismo? Los ingredientes no son muchos. Necesitas el Evangelio, las buenas nuevas de Jesucristo. Necesitas un evangelista, alguien para anunciar esa buena noticia. Y hay una cosa más: necesitas una audiencia, por lo menos una persona que aún no ha creído el evangelio.

Para muchos pastores, esta última es la parte difícil. En una semana repleta de preparación para la predicación, reuniones, consejería, administración, visitas al hospital, llamadas tardes en la noche pidiendo ayuda, sin mencionar el cuidado de su propia alma y familia, ¿cómo puede un predicador encontrar tiempo para compartir las buenas nuevas con los incrédulos?

En cierto sentido, esta es una tensión buena y necesaria. Cuando él responde un llamado al pastorado, una especie de ministro se mueve desde la primera línea de la evangelización de nuevo al campo de suministro. Ya no es sólo un soldado en un combate cuerpo a cuerpo, su prioridad ahora es actuar como un general: su trabajo implica la elaboración de estrategias, el equipamiento y la delegación (véase Efesios 4:12). La esperanza es que entrenando a evangelistas, enseñando evangelismo y proclamando el evangelio cada semana a la iglesia reunida, el ministerio evangelístico del pastor se multiplica en lugar de disminuir.

Esto es bueno y correcto, y los pastores no deben sentirse culpables por priorizar su papel único y dado por Dios para cuidar a las ovejas y entrenarlas en el ministerio. Un pastor no es un predicador de evangelización, sino un facilitador del evangelismo.

Pero esto no significa que su ministerio evangelístico personal debería desaparecer en el aire. Pablo instruyó al joven pastor Timoteo que «hiciera la obra de un evangelista» (2 Timoteo 4: 5). Incluso el mayor general sigue siendo un soldado de corazón. Un pastor nunca debe sentirse tan cómodo enseñando a otros cómo evangelizar que su propio celo por compartir el evangelio se evapore, hirviendo demasiado tiempo en el quemador.

Pastores que son celosos de la evangelización tienden a tener congregaciones que son celosas, mientras que los pastores que rara vez evangelizan sólo podrían encontrar que sus congregaciones son similarmente desinclinadas.

CINCO MANERAS PARA QUE UN PASTOR CULTIVE EL EVANGELISMO

¿Cómo entonces un pastor puede cultivar oportunidades para el evangelismo? Dado que necesito mucho crecimiento en esta área como el individuo más próximo, me puse en contacto con un grupo de pastores amigos para preguntar cómo ellos priorizan el evangelismo en sus ocupados horarios. Sobre la base de sus respuestas, aquí hay cinco sugerencias:

  1. Ser creativo

Para conocer a más incrédulos, tienes que estar dispuesto a pensar fuera de tu zona de comodidad. Un pastor en una pequeña ciudad me dijo que él y sus ancianos a menudo hacen sus reuniones de ancianos en sillas de jardín en su patio delantero. Están dispuestos a sacrificar la eficiencia por la oportunidad de charlar con los vecinos que podrían caminar, y estaban emocionados cuando alguien viene queriendo hablar de la Cábala. Fue una oportunidad inmediata para el evangelio.

Otros mencionaron aprovechamiento de pasatiempos o recados como formas de maximizar las oportunidades evangelísticas. En lugar de jugar con compañeros cristianos, uno podría encontrar un grupo de empresarios locales con los que jugar, abriendo la puerta para nuevas amistades. Un predicador de la Península Arábiga dijo que el tiempo de la familia en la piscina local es una de las mejores maneras de hacer amistades con los de su comunidad.

La creatividad también es útil cuando se trata de convertir una conversación de otro modo mundana con un empleado, vecino o servidor de restaurante hacia asuntos espirituales. Si alguien está charlando sobre las noticias, los deportes o incluso el clima, normalmente hay una oportunidad para presentar una verdad relevante sobre Dios o nuestro mundo caído que puede llevar a una discusión más profunda. Para esto, por supuesto, necesitamos no sólo el pensamiento creativo, sino la audacia y el amor hechos por el Espíritu para superar el temor del hombre y compartir a Cristo, incluso cuando es incómodo hacerlo.

  1. Ser consistente

¿Estás dispuesto a abandonar la variedad y comer en el mismo restaurante una y otra vez con el fin de conocer a su personal? Desde hace años, mi propio pastor ha modelado esta consistencia por el bien del evangelio, tanto que bromeamos sobre él siendo el capellán del modesto comedor donde cada servidor conoce su nombre y se le acerca con preguntas espirituales.

Otro amigo contó del fruto obtenido al visitar la misma tintorería semana tras semana y orando por oportunidades para hablar de Cristo con el personal. Finalmente, una de las empleadas visitó su iglesia, se unió a un estudio bíblico con algunas de las mujeres de allí y recientemente hizo una profesión de fe en Jesús.

  1. Ser consciente

Necesitamos orar para ser conscientes  de los perdidos que nos rodean. Un estudiante de seminario en Inglaterra señaló que cuando él es consciente de cuántas personas —probablemente incrédulos— están sentados cerca de él en el tren, abrirá su Biblia y la leerá visiblemente. A menudo surgen conversaciones acerca de Dios.

En esta parte, vale la pena ser consciente de la utilidad del título del pastor. Muchas conversaciones comienzan con: «¿Qué hace usted para ganarse la vida?». Responder: «Soy un pastor cristiano» podría sentirse como una responsabilidad, en lugar de usarse como un activo. Por ejemplo, he intentado incluir alguna versión de esta frase de seguimiento. Digo algo así como: «Soy un pastor en formación en una iglesia. Y así me encanta escuchar de todo tipo de personas acerca de sus pensamientos sobre Dios, la espiritualidad y quién es Jesús».

Y no olvides que cómo puedes servir a los incrédulos en tu comunidad de maneras específicas como pastor, que casi siempre son oportunidades maduras de evangelización. Ejemplo: ¿El pariente de un vecino fallece? Ofrécete a predicar en el funeral.

  1. Ser colaborador

Encuentra maneras de participar en el evangelismo que tu congregación ya está haciendo en el lugar de trabajo y en la comunidad. Un pastor mencionó cómo algunos empresarios de su iglesia formaron un «grupo de investigación de Dios» que se reunía regularmente durante el almuerzo en la oficina, y lo invitaron a acompañarles, de vez en cuando, para construir relaciones.  Su ministerio de hospitalidad es una gran manera de conspirar con los hermanos creyentes para el evangelismo. Organiza una barbacoa, un postre o una noche de juego, y diga a todos los miembros de la iglesia que inviten a traer a algunos amigos no cristianos.

  1. Ser Comprometido

Un pastor no necesita adoptar todas las ideas específicas sugeridas arriba, ese no es el punto. El punto es que el ministerio de un pastor debe parecerse al del Gran Pastor, que vino a «buscar y salvar a los perdidos» (Lucas 19:10). El singular llamado y horario del pastor sin duda hacen que esto sea un desafío, aunque también debemos admitir que a menudo nuestra propia pereza y egoísmo nos alejan del evangelismo más que complicadas circunstancias.

 

ESTUDIAR Y SABOREAR EL EVANGELIO

Entonces, pastor, ¿cómo sería tu compromiso con el evangelismo en tu rutina semanal? Para empezar, permítanme animarles a orar regularmente por oportunidades. Obtengan responsabilidad en esta área. Sean conscientes de sus tendencias a alejarse de esto.

Pero sobre todo, estudien y saboreen  el evangelio. «Porque el amor de Cristo nos obliga, porque estamos convencidos de que uno murió por todos … » (2 Corintios 5:14). Atesorar el precioso mensaje de Cristo y conocer su poder en nuestras propias vidas es el mejor antídoto para la atrofia evangelística.


Traducido por Renso Bello.