Clases esenciales: Dos Maneras De Vivir

Dos Maneras de Vivir – Clase 1: Introducción y Dios – Creador y Gobernante Amoroso

Artículo
18.04.2017

  Descargar Manuscrito en formato Word
  Descargar Folleto del Alumno en formato Word

 
Clase esencial
Dos Maneras de Vivir
Clase 1: Introducción y Dios – Creador y Gobernante Amoroso


ORACIÓN

I. Introducción sobre el evangelismo

En el transcurso de este seminario básico Dos Maneras de Vivir, buscamos desenvolver, entender y articular el mensaje del evangelio. Pasaremos una semana mirando cada punto del tratado Dos Maneras de Vivir (estos deben ser entregados). Básicamente, Dos Maneras de Vivir es una clase diseñada para dos propósitos. 1) para ayudar a solidificar el contenido del evangelio en nuestras propias mentes y 2) para que podamos salir y compartirlo con otros (1 Pedro 3:15). Esta mañana, quiero dar una introducción al tema del evangelismo en forma general. Luego comenzaremos un proceso de trabajo de seis semanas basado en el tratado Dos Maneras de Vivir.

A. La fe viene por el oír

Para empezar, quiero que aquellos de ustedes que son cristianos piensen en las circunstancias en las cuales escucharon y creyeron el evangelio. ¿Quién les explicó este mensaje? [Da tu propio testimonio como ejemplo. Obtén otros pocos ejemplos de la clase de cómo se convirtieron en cristianos. Deja claro que no esperas que cada uno de los que están presentes sean cristianos—pero asumes que muchos lo son.]

Pregunto esto para señalar el hecho de que a todos los cristianos se les ha anunciado este mensaje. Nuestras historias no son tan únicas. A todos los cristianos se les ha presentado el evangelio, ya sea a través de familiares, amigos o completos extraños. No hay tal cosa como un cristiano que nunca ha escuchado el evangelio. Es por eso, que es tan importante que compartamos este mensaje con otros.

Y es por ello, que el objetivo principal de esta clase es equiparnos para compartir el evangelio con los demás. Así que, mientras avancemos en estas seis semanas, tengamos eso presente. La fe viene por el oír – el oír la palabra de Cristo – y Dios ha escogido a los cristianos para ser los instrumentos a través de los cuales otros escuchen el evangelio.

Para comenzar nuestro tiempo juntos, quiero que pasemos un tiempo pensando en lo que es el evangelismo.

B. ¿Qué es el evangelismo?

Entonces, ¿qué es el evangelismo[1]?

J.I. Packer escribe que el evangelismo es «Presentar a Cristo Jesús en el poder del Espíritu Santo a gente pecadora, con el fin de que puedan llegar a colocar su confianza en Dios a través de Él, aceptarle como su Salvador, y servirle como su Rey en la comunión de Su Iglesia».[2]

Desglosándolo, el evangelismo es presentar un mensaje específico (el evangelio de Jesucristo) a personas específicas (hombres y mujeres perdidos), en el poder del Espíritu Santo, con un propósito específico (el propósito de que se arrepientan, crean y sean salvos para la gloria de Dios).

C. ¿Qué NO es el evangelismo?

Bien, si eso es lo que es el evangelismo, entonces ¿qué no es el evangelismo? En otras palabras, ¿cuáles son algunas de las cosas que pueden confundirse con la evangelización? (Enuméralas en la pizarra) [Testimonio personal; Apologética o debate; Juzgar o avergonzar; Ayudar a los pobres; Hacer buenas obras ante otros; Criar buenos hijos]

¿Por qué estas cosas no se consideran evangelismo? [En su mayoría expresan los frutos del evangelio (o sus implicaciones), pero no proclaman en sí el evangelio. Tampoco hacen un llamado al arrepentimiento y la fe. Simplemente alimentar a los pobres no es anunciar el camino de salvación a través de Jesucristo. El evangelio es fundamentalmente buenas nuevas, y evangelizar no es hablar de mí y de lo yo que he hecho, sino de Cristo y de lo que él ha hecho. Como Romanos 10:17 dice, la fe es por el oír.[3]]

 

Ahora bien, esto no significa que la forma en que como cristianos vivimos no importa. Nuestras vidas deben dar testimonio de las verdades que proclamamos. Debemos hablar la palabra de Dios como quienes realmente viven la palabra de Dios. La Escritura dice que debemos ser el aroma de Cristo entre los que están siendo salvos y los que están pereciendo (2 Corintios 2:15). Una persona señaló que, «La principal causa del ateísmo en el mundo hoy en día son los cristianos que reconocen a Jesús con sus labios y luego salen por la puerta y lo niegan con sus estilos de vida. Eso es lo que un mundo incrédulo simplemente encuentra increíble».[4]

 

D.        ¿Quién está llamado a evangelizar?

 

Ahora que hemos explicado a fondo el evangelismo, ¿quién puede hacerlo? Muy fácil, cada cristiano. ¡Esta grandiosa tarea es nuestra para que la obedezcamos y disfrutemos!

Al final del ministerio terrenal de Cristo en Mateo 28:18-20, Jesús dice a sus discípulos, «Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo».

Luego en Hechos vemos a la iglesia hacer exactamente eso. Hechos 8:1-4 dice «En aquel día hubo una gran persecución contra la iglesia que estaba en Jerusalén; y todos fueron esparcidos por las tierras de Judea y de Samaria, salvo los apóstoles. … Pero los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio».

Cristiano, regocíjate en el hecho de que Dios ha escogido confiarte su mensaje de salvación. Nosotros, los que hemos recibido el pan de vida debemos mostrar a otros dónde conseguir este pan para tener vida verdadera. Y espero que esta clase a través del Espíritu de Dios ayude a darte el conocimiento y la valentía para hacerlo.

Una de las mejores historias acerca de alguien resignando su vida para proclamar el evangelio es John Paton. Él fue un misionero en los años 1800 a las Nuevas Hébridas[5]. Cuando se alistaba para ir a las Nuevas Hébridas de Escocia, algunos hombres trataron de detenerlo. Un Sr. Dickson explotó diciendo, «¡Los caníbales! Serás comido por caníbales!».

A esto, Paton respondió. «Señor Dickson, usted está ahora avanzado en años, y su propia perspectiva es estar pronto descansando en la tumba, allí usted será comido por gusanos; le confieso que si puedo tan sólo vivir y morir sirviendo y honrando al Señor Jesús, no habrá diferencia para mí si soy comido por caníbales o gusanos; y en el Gran Día de la Resurrección, mi cuerpo resucitado se levantará tan hermoso como el suyo en la semejanza de nuestro resucitado Redentor».[6]

Que tengamos esa misma actitud cuando se trate del evangelismo. Sólo tenemos una vida. Usémosla para honrar a Dios y proclamar las buenas nuevas sobre él.

  1. ¿Qué es el evangelismo exitoso?

Entonces, si todos estamos llamados a evangelizar, debemos saber algo acerca de si estamos haciendo lo correcto o no. Debemos tener una medida que nos diga lo que es el evangelismo exitoso.

Para algunos, el evangelismo sólo es exitoso si «conviertes» a la persona, si consigues que pase al frente o si repite una oración después de ti. Pero, ¿es esto realmente lo que buscamos? ¿Es nuestra responsabilidad como cristianos «hacer el trabajo»? No, no según la Biblia. A menos que estemos dispuestos a decir que Jesús, quien fue perfecto, falló en el evangelismo, ya que no todos sus oyentes llegaron a la fe.

El evangelismo exitoso puede desglosarse en tres preguntas básicas:

  • ¿Estás presentando el evangelio de Jesucristo correctamente? ¿Son tus palabras verdaderas o simplificas partes, tales como la maldad del pecado o el costo de seguir a Jesús, para hacerlo más atractivo a tu oyente? Oro para que este seminario les recalque una mejor comprensión de por qué cada verdad en el evangelio es importante para el mensaje como un todo.
  • ¿Estás compartiendo el evangelio con los perdidos? ¿Qué personas no cristianas en tu vida nunca han escuchado el evangelio de ti? ¿Por quién oras para compartir el evangelio? ¿Aprovechas al máximo cada oportunidad con amigos y familiares incrédulos?

¿Por qué no compartimos el evangelio? (Haz una lista en la pizarra) [Miedo al hombre, no conocemos el evangelio lo suficientemente bien para articularlo; Estamos ocupados; Sólo tenemos amigos cristianos]

Bueno, todas estas cosas lidian con nuestros propios fracasos, pero el remedio se encuentra en la confianza en Dios a través de la obediencia, lo que nos lleva a nuestra próxima pregunta…

  • ¿Estás confiando en el poder del Espíritu Santo? Sólo Dios realiza la obra milagrosa de traer lo que está muerto a la vida. Somos llamados a compartir, plantar y regar la semilla, pero debemos dejar el crecimiento a Dios. No nos corresponde el manipular a otra persona para que vaya al cielo. No importa lo que logremos que digan con sus labios, llevarlos al cielo es el trabajo de Dios, no el nuestro. Y eso debería llevarnos a orar.

La oración es el medio ordenado por Dios para abrir soberanamente las puertas y suavizar los corazones. La oración también nos recuerda que cualquier fruto del evangelismo viene solamente de Dios. ¡Él recibe la gloria!

Si respondes «sí» a estas tres preguntas, entonces estás siendo exitoso en el evangelismo, sin importar el resultado. Esto es exactamente sobre lo que Pablo escribe a la iglesia en Colosas. Colosenses 4:2-6 lee,

2 Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias; orando también al mismo tiempo por nosotros, para que el Señor nos abra puerta para la palabra, a fin de dar a conocer el misterio de Cristo, por el cual también estoy preso, 4 para que lo manifieste como debo hablar. Andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo. 6 Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno.

  1. Observaciones finales sobre el evangelismo

Un pensamiento adicional antes de entrar al material de Dos Maneras de Vivir. Esta clase es para cualquiera, ya sea que eres un nuevo creyente, un no creyente, o que hayas estado siguiendo a Cristo durante 40 años. El evangelio no es una cosa de una sola vez y listo. Es la esencia de convertirse en cristiano, y también lo que nos sostiene como creyentes a lo largo de todas nuestras vidas. Así que, empieza donde estás mientras avanzas en este seminario, aún si estás escuchando estas verdades por primera vez.

Si conoces la historia de Andrés y Felipe, después de encontrarse con Jesús, ellos fueron inmediatamente a buscar a sus hermanos. La mujer samaritana en el pozo, después de encontrarse a Jesús, fue inmediatamente al pueblo a hablarle a la gente de Jesús. Ten esto claro: de este lado del cielo, nunca comprenderás completamente el evangelio. Nunca vivirás plenamente la vida perfecta que Jesús ordena. Pero todavía puedes mostrarles a otros el camino hacia él. Y, si eres cristiano, debes hacerlo.

De acuerdo. Suficiente introducción. Entremos en el evangelio. Mi meta para esta clase es que cada uno de ustedes pueda estar preparado para articular claramente el evangelio siempre que surja en una conversación. Y empezaremos con el inicio del evangelio –que es Dios. Pero antes de que hagamos eso, quiero que pensemos sobre el valor de esta clase de tratado. No necesitas algo como Dos Maneras de Vivir para compartir el evangelio. Puedes simplemente leer el libro de Marcos con alguien –o los primeros capítulos de Romanos. Pero también podemos utilizar algo como esto. Algunas veces podríamos usar el folleto, otras veces podríamos hacerlo de memoria. Claro, tengo mis propias ideas sobre porqué una presentación condensada del evangelio como ésta pudiera podría ser útil –por eso estoy enseñando esta clase. Pero supongo que tú también. ¿Por qué es útil conocer una presentación del evangelio como Dos Maneras de Vivir?

[Respuestas que quieres cubrir: (1) ayuda a asegurarnos de que estamos siendo claros; (2) nos ayuda a entrar en el evangelio desde muchos puntos de vista diferentes; (3) nos permite resumir el evangelio rápidamente—que a veces es todo para lo que tenemos tiempo.]

¿Preguntas o comentarios?

  1. Dios—El creador y gobernante amoroso

Creo que entre todas las presentaciones del evangelio que están por ahí, las mejores comienzan con Aquel que estuvo en el inicio y quien es el centro de todas las cosas. Comienzan con Dios.

Antes de que podamos hablar del pecado, debemos conocer contra quién hemos pecado. Y antes de que hablemos de la salvación en Cristo, necesitamos conocer de dónde fue enviado; quién lo envió. Y para hablar del cielo, necesitamos conocer quién creó el cielo y quién es el objeto de la adoración en el cielo.

Así que, empezamos con Dios (Dibuja sólo la corona)

¿Quién es Dios? Si alguien con el que estés hablando te pregunta quién es Dios o cómo es él, ¿cómo le responderías?

El estudio de Dios es, por supuesto, inagotable. Pero para nuestros fines de hoy, sólo mencionaré dos descripciones fundamentales de Dios.

Dios es nuestro 1) creador y 2) gobernante amoroso. Un gran versículo para usar que comunica esta verdad es Apocalipsis 4:11: «Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas».

Dios es el gobernante amoroso del mundo. Él creó el mundo. Y él creó al hombre para gobernar el mundo bajo él. (Termina de dibujar la imagen)

Dios es el primer y gran importante punto que queremos comunicar de forma clara y precisa en nuestra presentación del evangelio. Y Apocalipsis 4:11 es un gran versículo para empezar y memorizar por dos razones:

  1. Declara que Dios es el creador; Él es el autor de todas las cosas.
  2. Porque él es el creador y autor de todas las cosas, por tanto, él es digno de recibir la gloria, el honor y el poder. Estas son las características de un gobernante.

Pero, ¿por qué es importante comenzar una presentación del evangelio hablando acerca de Dios? Bueno, es su evangelio. Como cristianos, queremos iniciar con Dios porque queremos mostrar que Dios es supremo. Que existimos para alabanza de la gloria de Dios, no la nuestra. Naturalmente no hacemos esto.

Si comenzamos con el hombre (e.j. nosotros) y hacemos a Dios un medio para hacer al hombre feliz, entonces estamos perdiendo el punto. Estamos colocando al hombre en el centro, no a Dios. Al comenzar con el hombre, el evangelio puede parecer más un accesorio conveniente y divino que un cambio completo de la percepción del mundo y una transformación del estilo de vida. En nuestra era individualista y egocéntrica, necesitamos recuperar esta idea bíblica básica. Dios está en legítima autoridad sobre nosotros, y ya sea que nos guste o no, somos responsables ante él, en sus términos, no en los nuestros.

Así que, miremos las Escrituras para ver cómo Dios sostiene estas dos posiciones que mencionamos.

  1. Dios es el creador de todo

Como hemos mencionado, Dios creó todo. Verás, sólo Dios es eterno. Así que mientras había un tiempo en el que no existíamos, Dios sí existía. Él siempre ha sido y siempre será. Él no tiene inicio ni fin. Y mientras que todo en el universo es una cosa creada, sólo Dios es auto-existente. Nadie creó a Dios. Él es independiente de todas las cosas, pero todas las cosas dependen de él. Este tema se transmite a través de la Escritura:

  • Génesis 1:1 – «En el principio creó Dios los cielos y la tierra».
  • Salmo 90:2 – «Antes que naciesen los montes y formases la tierra y el mundo, desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios».
  • Juan 1:3 – «Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho».
  • Colosenses 1:16 – «Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él».

Todo lo que conocemos llegó a existir cuando Dios lo creó, y lo hizo con un propósito –para su gloria. Y así, iniciamos donde la Biblia inicia, con Dios.

  1. Dios es el gobernante de todo

Puesto que Dios creó todo, sin ayuda o consejo, él es el gobernante legítimo, dueño, y autoridad de todo.

  • Job 12:10 – «En su mano está el alma de todo viviente, y el hálito de todo el género humano».
  • Proverbios 21:1 – «Como los repartimientos de las aguas, así está el corazón del rey en la mano de Jehová; a todo lo que quiere lo inclina».
  • Hechos 17:25-28 – «ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas. Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación… Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos».[7]

Cada cosa que Dios creó está bajo su gobierno. Cada criatura está bajo su gobierno. Cada ser humano está bajo su gobierno. Aún las naciones y sus gobernantes y reyes están bajo el gobierno de Dios. Él está en control. Esa es otra razón por la que iniciamos con él.

Ahora bien, hay muchos aspectos diferentes acerca de quién es Dios sobre los cuales pudimos haber hablado—pero escogimos resaltarlo como Creador y Gobernante. ¿Por qué esos aspectos serían de especial importancia en una presentación del evangelio?

 

  1. La relación del hombre con Dios

Entonces, si iniciamos con Dios, ¿dónde entramos nosotros? Bueno, entramos en el cuadro en la creación. De acuerdo a la Biblia, fuimos creados a imagen de Dios, designados para gobernar sobre el resto de la creación. Génesis 1:27-28 dice, «Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra».

Observa que el relato de la Creación hace énfasis en el hombre en relación a la tierra. El énfasis protege de ver al hombre como insignificante, o como un accidente cósmico. Dios creó al hombre. Y porque Dios es el gobernante legítimo y la autoridad sobre todo lo que él crea, él es el gobernante legítimo y la autoridad sobre el hombre.

Sé que a la mayoría de nosotros no nos gusta que nos digan qué hacer. A veces nos irritamos cuando alguien nos da órdenes. ¡Pero Dios tiene todo el derecho de hacer eso! Porque él nos ha creado, él tiene derecho sobre nuestras vidas. Él nos llama a vivir bajo su gobierno, a reflejar su imagen y a demostrar su gloria al mundo. Él nos llama a estar en un relación con él, a someternos a lo que él nos diga y a amarle por sobre todas las cosas.

Y lo bueno es que Dios no es un gobernante cruel o duro. Él es un gobernante amoroso y bondadoso y que sabe lo que es mejor para su creación al presidirla. Cuando Satanás tentó a Adán y a Eva en el huerto, él les presentó la mentira de que Dios no podía ser autoridad y ser amoroso al mismo tiempo. Nos adentraremos más en eso la semana que viene, pero sólo déjame ser claro en que no debemos aceptar la mentira de Satanás de que Dios debe estar reteniendo cosas buenas de nosotros. Él nos creó para vivir bajo su gobierno, y sin importar lo que pensemos, vivir bajo su gobierno es el mejor lugar para estar. Vivir bajo el gobierno de Dios es mucho mejor que vivir bajo nuestro gobierno o el de cualquier otro porque somos imperfectos y cometemos errores. Pero Dios es perfecto.

Bueno, hoy miramos a Dios, la Célula 1 del tratado Dos Maneras de Vivir. La próxima semana, Dios mediante, pasaremos al hombre. Al prepararnos para compartir el evangelio, debemos recordar que nuestra autoridad es la Palabra de Dios. Siendo este el caso, me gustaría animarte a memorizar el texto de la Escritura que revisamos cada semana. Te tomará alrededor de 10 minutos hacerlo. Memorízalo el lunes y pasa unos minutos repitiéndolo cada día. Apocalipsis 4:11, como se muestra en tu folleto, es nuestro primer versículo. [Recomienda leer los libros que se encuentran en el folleto]

¿Preguntas o comentarios?

ORACIÓN

APÉNDICE

Introducción al curso

Una forma de iniciar la primera clase es mostrar los beneficios de pasar por el curso haciendo un breve sketch del antes-y-después. Los siguientes son ejemplos:

Conversación Antes 2Maneras de Vivir

http://www.youtube.com/watch?v=xOoMbsX0Rj8

Conversación después de implementar 2Maneras de Vivir Live Framework

http://www.youtube.com/watch?v=ftZtaVIDoV

¿Cuál es el mensaje del evangelio?

Entonces, ¿cuál es el mensaje específico que debemos presentar?

El mensaje de buenas nuevas comienza con Dios como creador y gobernante amoroso – él creó al mundo y al hombre. Apocalipsis 4:11 dice, «Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas».  

Dios es digno de recibir la gloria, el honor y el poder. Él es el creador y gobernante amoroso.

Pero el hombre se reveló, queriendo ser el rey. El hombre intentó dirigir su propia vida a su manera. En esencia, el hombre intentó destronar a Dios. Romanos 3:10-12 dice, «Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno».

¿Y qué? Todos sabemos que «nadie es perfecto» y que «errar es de humanos». ¿Cuál es el problema? El gran y eterno problema es que Dios no permitirá que la gente se rebele contra él para siempre. Un día él nos llamará para rendir cuentas de todo lo que hemos hecho. Hebreos 9:27 dice, «Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio». Todos vamos a morir, y enfrentaremos el juicio de Dios, un juicio de acuerdo al carácter y el estándar santo y justo de Dios. Por tanto, el castigo por la rebelión contra Dios es la muerte y el tormento eterno en el infierno.

Pero de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo Unigénito, Jesucristo, para que viniera a la tierra como hombre, viviera la vida perfecta que nadie más podía y por tanto, sin merecer castigo, Jesucristo murió en la cruz, tomando el castigo que merecemos y ofreciendo el perdón. 1 Pedro 3:18 dice, «Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu».

Dios aceptó la muerte de Jesús como pago completo por los pecados de gente como tú y yo y demostró su aceptación al resucitarlo de entre los muertos. Jesús conquistó la muerte, y ahora da nueva vida. Y un día Jesús regresará para juzgar al mundo.

Filipenses 2:9-11 dice, «Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre».

Y así, Dios exige una respuesta. Hay sólo dos maneras de vivir. A nuestra manera, al continuar rechazando a Dios como gobernante, trayendo condenación, o a la manera de Dios, arrepintiéndonos, creyendo y sometiéndonos a Cristo como nuestro gobernante, y confiando sólo en la muerte y resurrección de Jesús para salvación.

Amigos, este mensaje es el evangelio en pocas palabras, ¡las buenas nuevas de Jesucristo! Estas buenas nuevas son el mensaje específico que el cristiano trae al mundo perdido que le rodea. Y más adelante y en las próximas semanas, estaremos descomprimiendo este glorioso mensaje.

[1] La palabra «evangelista» (Gr. euangelistes) se encuentra tres veces en el Nuevo Testamento (Hechos 21:8, Efesios 4:11; 2 Timoteo 4:5) y significa mensajero (angelos) del bien (eu) o de buenas nuevas.

[2] J.I. Packer, El evangelismo y la soberanía de Dios, pág. 37-38.

[3] Una cita famosa que se opone a esta idea se le atribuye a Francisco de Asís y dice: «Predica el Evangelio en todo tiempo y de ser necesario usa palabras».

[4] Brennan Manning.

[5] Las Nuevas Hébridas fue el nombre colonial para un grupo de islas en el Pacífico Sur al este de Australia que ahora conforman la nación de Vanuatu.

[6] John Piper, Filling Up the Afflictions of Christ [Llenando las aflicciones de Cristo], pág. 56.

[7] Este es un gran versículo porque Pablo está evangelizando en Atenas y comienza con Dios.