Clases esenciales: Cristianos en el lugar de trabajo

Cristianos en el lugar de trabajo – Clase 9: La ética: Casos prácticos para el lugar de trabajo moderno

Artículo
26.02.2019

  Descargar Manuscrito en formato Word
  Descargar Folleto del Alumno en formato Word

 

Clase esencial
Cristianos en el lugar de trabajo
Clase 9: La ética: Casos prácticos para el lugar de trabajo moderno


Introducción

¡Bienvenido! Los dilemas éticos en el lugar de trabajo son tan antiguos como la Biblia. Piensa en José respondiendo a las insinuaciones de la esposa de su jefe. Moisés lidiando con la insubordinación. Daniel intentando descubrir qué hacer con una injusta ley laboral. Y tenemos problemas éticos actualmente. Así que ese es nuestro tema para el día de hoy. A diferencia de la mayoría de nuestras clases, donde Jamie y yo hacemos el 90% de la charla, espero que la clase de hoy sea mucho más interactiva. Comenzaré con algo de material introductorio y algunas directrices para estudiar la ética en el lugar de trabajo. Y luego pasaremos el resto de nuestro tiempo viendo estos casos juntos.

Directrices para la ética en lugar de trabajo

La ética es algo por lo que nuestro mundo se preocupa mucho. Encontrarás clases de ética en las escuelas de negocios, sociedades dedicadas a la ética en el lugar de trabajo, educación en ética obligatoria en organizaciones de todo el mundo. Pero cuando le preguntas a cualquier trabajador por qué es importante la ética, es probable que recibas muchas respuestas diferentes. «Porque la buena ética hace buenos negocios». «Porque parte del éxito es sentirse bien con lo que hacemos». «Porque no quiero que me despidan».

Sin embargo, somos cristianos. Seguimos a Jesús. De hecho, en nuestros trabajos, como en todo lo que hacemos, trabajamos para Jesús. Él es nuestro jefe. Así que la respuesta a esa pregunta es mucho más específica. ¿Por qué la ética es importante para el cristiano? Porque trabajamos para el Rey.

O, para ser más claros, tu trabajo importa principalmente por lo que dice de la obra de Cristo en ti. Tu principal objetivo en el trabajo no es escribir una carta constitutiva o fabricar una barra de jabón o arreglar una tubería con fuga de gas. Dios puede hacer todo eso sin ti y, siendo honestos, él puede hacerlo mucho mejor que tú. No, tu objetivo principal en el trabajo es glorificarlo. Mostrar lo increíble que él es. Trabajas para el Rey, y tu trabajo es una de las principales maneras en que tu vida demuestra que él es rey. La ética en el trabajo importa, porque solo la ética laboral refleja al verdadero rey. El trabajo deficiente, deshonesto y opresivo no glorifica a Dios sin importar cuán «exitoso» pueda parecer desde la perspectiva de este mundo.

Recordarás de la parábola de los talentos en Mateo 25 que el verdadero éxito en el lugar de trabajo es ser fieles. En otras palabras, por fe trabajamos en obediencia a Cristo para que nuestras actitudes y acciones reflejen la bondad y la gloria de nuestro Señor y Rey.

No obstante, en ocasiones no queda claro qué camino tomar para ser fieles. ¿Debería filtrar esa historia a la prensa como me insinúa fuertemente mi jefe? ¿O eso sería ser infiel a mi verdadero jefe, Jesucristo? ¿O sería ser infiel no hacer lo que mi jefe terrenal me pide que haga? Después de todo, como cristiano supongo que debo someterme a la autoridad terrenal, y aunque lo que ella me pide puede ser de mal gusto, ciertamente no es ilegal.

¿Qué hacemos cuando nos topamos con esta clase de dilemas éticos? Déjame darte algunas preguntas, y luego intentaremos abordar algunos casos prácticos

  1. ¿Qué principios o mandamientos bíblicos claros aplico? Esto rara vez responderá tu pregunta, pero siempre es un buen lugar para comenzar. ¿Qué es más claro en la Escritura acerca de tu situación?
  1. ¿Qué te dice tu conciencia? Esfuérzate por bloquear todos los incentivos competitivos que podrías tener para actuar de esta manera, y escucha lo que tu conciencia tiene que decir. Por supuesto, hay algunas cosas que tenemos que recordar acerca de la conciencia.
  1. Casi siempre es inseguro violar tu conciencia. En Romanos 2:15 se nos dice que seremos juzgados por nuestras conciencias.
  2. La conciencia a veces se equivoca. 1 Timoteo 4 (v.2) describe una conciencia dañada, que reacciona a lo que está mal. Y Pablo en 1 Corintios 8 describe una conciencia que es demasiado particular, a  la que se refiere no con admiración, como alguien con altos principios, sino como un hombre que tiene una conciencia débil. Algunas veces nuestras conciencias tienen que ser educadas, para que puedan reflejar mejor las prioridades de la Escritura. Algunas veces la solución correcta a un dilema de la conciencia es informar mejor a esa conciencia a través de la Escritura.
  3. Debemos proteger las conciencias de los demás, incluso cuando son débiles. En 1 Corintios 8, Pablo aborda el tema de comer alimentos sacrificados a los ídolos, lo que él dice no debería ser un problema para la conciencia. Pero si lo haces en presencia de alguien que cree que está mal, «[pecas] contra los hermanos e hiriendo su débil conciencia, contra Cristo pecáis»  (v.12).
  1. ¿Qué buenas oportunidades están en riesgo? Es realmente útil describir las diferentes oportunidades no en términos de su impacto en ti, sino de su impacto en Dios. Así que en lugar de: «Bueno, si digo que no quizá me despidan; si digo que sí me sentiré culpable». Sino: «Si digo que no, corro el riesgo de que mi familia dependa de la iglesia cuando pierda mi trabajo; si digo que sí, corro el riesgo de confundir a mis compañeros de trabajo acerca de lo que significa seguir a Cristo».
  1. ¿Cómo harán atractivo a Cristo los diferentes procedimientos a seguir? En Tito 2, Pablo les dice a los trabajadores que uno de sus principales objetivos en el lugar de trabajo es mostrarse fieles en todo, «para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador» (v.10). Algunas veces actuar como cristiano será ofensivo para las personas. Después de todo, Pablo dice que como anunciantes del evangelio, somos «olor de muerte» para algunos incluso cuando somos «olor de vida» para otros. Y, sin embargo, normalmente, actuar en obediencia a Cristo será atractivo para los demás. Piensa en Pablo describiendo los frutos del Espíritu en Gálatas 5: «contra tales cosas no hay ley». O Pedro en 1 Pedro 3: «¿Y quién es aquel que os podrá hacer daño, si vosotros seguís el bien?», él continúa reconociendo la excepción de los seguidores de Jesús que sufren por el bien, pero deja en claro que esto es inusual, incluso en este mundo caído. Como cristianos, portamos el nombre de Cristo. Espero que todos tus compañeros de trabajo y amigos sepan que eres cristiano. Lo que haces y dices se relaciona directamente con la reputación de Cristo. Deberíamos actuar de tal manera que «adornemos la doctrina de Dios nuestro Salvador».
  2. ¿Qué piensan tus amigos en la iglesia que deberías hacer? Nunca debemos abordar un dilema ético desde nuestra propia sabiduría, sino buscar las Escrituras en consulta con otros.
  1. ¿Qué piensan tus compañeros de trabajo cristianos? Quizá no coincidan con exactitud contigo teológicamente, pero conocen bien tu contexto. Y eso es extremadamente útil. 

Casos prácticos

Genial, pensemos en estas preguntas a la luz de algunos casos prácticos de la vida real.

[Selecciona algunos de ellos, no tienes tiempo para todos ellos. Querrás presionar a la clase no solo para que responda la pregunta, sino también para que explique cómo lo hará. Por ejemplo, para el caso práctico #1, evita hacer de esto una respuesta de sí o no («No, no organizaría la fiesta»). En cambio, habla de cómo comunicarías esa decisión, y lo que harías para evitar caer en este dilema en primer lugar. 

En lugar de dejar que la clase responda inmediatamente, ayúdales a examinar las preguntas anteriores. No todas aplicarán en este escenario, así que querrás enfocarte en las preguntas #1, #3 y #4. Para la pregunta #1, pídele a la clase capítulos y versículos, si es posible. Idealmente, las referencias bíblicas pueden venir de la clase, pero puedes sugerir algunas de las siguientes para ayudarlos cuando sea necesario]. 

Caso práctico #1: Fiesta en la oficina para una boda gay

Eres un jefe cristiano. Siempre celebras con una pequeña fiesta en la oficina cuando uno de tus empleados se casa. Uno de tus empleados está a punto de celebrar su boda con su novio. ¿Qué haces? No hacerlo sería una clara excepción a la norma. Hacerlo sería aprobar públicamente la «boda». Y Romanos 1 parece dejar en claro que aprobar el pecado es incluso más grave que el pecado en sí. «Saben bien que, según el justo decreto de Dios, quienes practican tales cosas merecen la muerte, sin embargo, no solo siguen practicándolas, sino que incluso aprueban a quienes las practican» (NVI).

Citas bíblicas relevantes: Romanos 1:32 («aprueban»); Efesios 5:7 («No seáis, pues, partícipes con ellos»); Mateo 9:11-13 («No he venido a llamar a justos, sino a pecadores»).

Caso práctico #2: Petición de exagerar tu posición

Estás a punto de participar en una conferencia telefónica con un cliente que está incumpliendo un contrato. El representante de ventas se inclina y dice: «Bien, deberías saber que le dije que eres el jefe de mi jefe. Pienso que eso te dará un pequeño impulso en esta conversación». Pero no ocupas un cargo tan lo alto en la empresa. Cuando te niegas, él te pregunta por qué es tan importante. Después de todo, ya has sido descrito de esa forma en un correo electrónico que se envió hace unas horas.

Citas bíblicas relevantes: Efesios 4:25,29 («desechando la mentira»); Hebreos 12:14 («Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor»).

Caso práctico #3: Hacer la promesa de no evangelizar

Mientras asistías a una función fuera del horario con tu compañero de trabajo, te hizo algunas preguntas acerca de tu fe, y te presionó para que le digas si pensabas que iría al infierno. No pareció ser una conversación particularmente difícil, pero a los pocos días tu director de recursos humanos aparece en tu oficina. Dice que tu compañero de trabajo presentó una queja sobre ti, no para meterte en problemas, sino porque sintió que si hablabas de esta manera con alguien más, eso podría ocasionarle problemas a la compañía. El director de recursos humanos te pide que dejes de hacer proselitismo con tus compañeros de trabajo, y en la confusión del momento, estás de acuerdo. Lo que estabas haciendo no era técnicamente proselitismo, solo respondías algunas preguntas. Pero claramente eso era lo que el director de recursos humanos tenía en mente, incluso si no encaja exactamente con la definición de proselitismo. ¿Qué haces ahora?

Citas bíblicas relevantes: Marcos 8:38 («Porque el que se avergonzare de mí…»); Salmo 15:4 («El que aun jurando en daño suyo»). 

Caso práctico #4: Trabajas para un defensor del aborto

Eres mesonero en un restaurante. A los pocos años de tu estadía allí, conoces que el inofensivo nombre del dueño del restaurante «Good Eats Enterprises» es en realidad una posesión de la dotación de un grupo prominente en pro del aborto. ¿Qué haces?

Citas bíblicas relevantes: Efesios 5:7(«No seáis, pues, partícipes con ellos»); 1 Corintios 10:27-28 («de todo lo que se os ponga delante comed, sin peguntar nada por motivos de conciencia»). 

Caso práctico #5: Tu compañero de trabajo engaña a tu amiga

Con el paso del tiempo, te has vuelto bastante cercana a la esposa de tu compañero de trabajo (por cierto, también eres una mujer). Tan cercana que las dos almuerzan juntas ocasionalmente. Pensabas que tenían un buen matrimonio. Hasta que ayer, cuando estabas en la oficina de tu compañero de trabajo. Una mujer de otro departamento entra, lo besa y le agradece por la noche anterior. Él te mira con una sonrisa tímida y pone su dedo sobre sus labios. «No digas ni una palabra al respecto». ¿Qué haces?

Citas bíblicas relevantes: Hebreos 13:4 («Honroso sea en todos el matrimonio»); Mateo 7:6 («No deis lo santo a los perros»); Proverbios 27:6 («Fieles son las heridas del que ama»). 

Caso práctico #6: Tu compañero de trabajo piensa que eres homofóbico

En el comedor de la empresa, compartes una comida con varios compañeros de trabajo. Durante la conversación, alguien menciona que eres miembro de CHBC. Los ojos de tu compañera de trabajo lesbiana se agrandan. «La gente de la iglesia odia a las personas gay. No sé si puedo trabajar más contigo si así es como te sientes realmente sobre mí». ¿Qué haces?

Citas bíblicas relevantes: Proverbios 15:1 («La blanda respuesta quita la ira»); Marcos 8:38 («Porque el que se avergonzare de mí…»); Romanos 12:18 («Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres»); 1 Pedro 2:12 («para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras»).