Clases esenciales: Cómo Crecer

Cómo Crecer – Clase 7: Ayuno

Artículo
16.05.2017

  Descargar Manuscrito en formato Word
  Descargar Folleto del Alumno en formato Word

 

Clase esencial
Como Crecer
Clase 7: Ayuno


I. Introducción

Para empezar, vamos a considerar dos amplias definiciones de ayuno:

  • La más inclusiva definición de “ayuno” es “abstinencia de todo lo que es legítimo en sí mismo, con un propósito espiritual especial” (Martin Lloyd Jones). Entonces, nosotros podemos ayunar en cuanto a comida, pero el ayuno también incluye deportes, TV, teléfono, etc.
  • Una definición específica de ayuno es abstinencia voluntaria de alimento físico—comida y bebida—para propósitos espirituales especiales. Este estudio tratará solamente con este tipo de ayuno, pues es al que se  refiere la Biblia.

A. Ayuno en el Antiguo Testamento

1. Israel ayunó el Día de la Expiación

Levítico 16:29

Y esto tendréis por estatuto perpetuo: En el mes séptimo, a los diez días del mes, afligiréis vuestras almas, y ninguna obra haréis, ni el natural ni el extranjero que mora entre vosotros.

2. Después del Exilio, otros cuatro ayunos anuales fueron observados en meses particulares

Zacarías 8:19

Así ha dicho Jehová de los ejércitos: El ayuno del cuarto mes, el ayuno del quinto, el ayuno del séptimo, y el ayuno del décimo, se convertirán para la casa de Judá en gozo y alegría, y en festivas solemnidades. Amad, pues, la verdad y la paz.

3. Eventualmente, individuos o la nación ayunarían en relación a circunstancias específicas

  • Individual:

2 Samuel 12:22

Y él respondió: Viviendo aún el niño, yo ayunaba y lloraba, diciendo: ¿Quién sabe si Dios tendrá compasión de mí, y vivirá el niño?

  • Corporativo:

Jueces 20:26

Entonces subieron todos los hijos de Israel, y todo el pueblo, y vinieron a la casa de Dios; y lloraron, y se sentaron allí en presencia de Jehová, y ayunaron aquel día hasta la noche; y ofrecieron holocaustos y ofrendas de paz delante de Jehová.

Una definición específica de ayuno es la abstinencia voluntaria de alimento físico—comida y bebida—para propósitos espirituales especiales.  Este estudio tratará solamente con este tipo de ayuno, que es al que la Biblia se refiere.

4. A veces, el ayuno da expresión a varias actitudes del corazón

  • Aflicción

2 Samuel 1:12

Y lloraron y lamentaron y ayunaron hasta la noche, por Saúl y por Jonatán su hijo, por el pueblo de Jehová y por la casa de Israel, porque habían caído a filo de espada.

  • Penitencia

Daniel 9:3-5

3 Y volví mi rostro a Dios el Señor, buscándole en oración y ruego, en ayuno, cilicio y ceniza.4 Y oré a Jehová mi Dios e hice confesión diciendo: Ahora, Señor, Dios grande, digno de ser temido, que guardas el pacto y la misericordia con los que te aman y guardan tus mandamientos; 5 hemos pecado, hemos cometido iniquidad, hemos hecho impíamente, y hemos sido rebeldes, y nos hemos apartado de tus mandamientos y de tus ordenanzas.

  • Humildad

Esdras 8:21

Y publiqué ayuno allí junto al río Ahava, para afligirnos delante de nuestro Dios, para solicitar de él camino derecho para nosotros, y para nuestros niños, y para todos nuestros bienes.

5. El ayuno era frecuentemente dirigido a asegurar la guía y ayuda de Dios

Esdras 8:21

Y publiqué ayuno allí junto al río Ahava, para afligirnos delante de nuestro Dios, para solicitar de él camino derecho para nosotros, y para nuestros niños, y para todos nuestros bienes.

B. El Ayuno en el Nuevo Testamento

1. Aún en el NT, todavía vemos la práctica religiosa Judía, la cual incluía el ayuno:

  • El Ayuno Anual del Día de la Expiación

Hechos 27:9

Y habiendo pasado mucho tiempo, y siendo ya peligrosa la navegación, por haber pasado ya el ayuno, Pablo les amonestaba,

  • Los Fariseos ayunaban cada Lunes y Jueves

Lucas 18:11-12

11 El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; 12 ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano.

  • Ana la profetisa, que profetizó sobre el Niño Jesús en el Templo

Lucas 2:36-37

Estaba también allí Ana, profetisa, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, de edad muy avanzada, pues había vivido con su marido siete años desde su virginidad, 37 y era viuda hacía ochenta y cuatro años; y no se apartaba del templo, sirviendo de noche y de día con ayunos y oraciones.

2. El Ayuno de Jesús

Mateo 4:1-4

1 Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. 2 Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre. 3 Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. 4 El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

3. Jesús asumió que Sus discípulos ayunarían

Mateo 6:16-18

16 Cuando ayunéis, no seáis austeros, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. 17 Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, 18 para no mostrar a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

4. Hechos: los líderes de la iglesia ayunaban cuando escogían misioneros (13:2-3) y ancianos (14:23)

Hechos 13:1-3

1 Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía, profetas y maestros: Bernabé, Simón el que se llamaba Niger, Lucio de Cirene, Manaén el que se había criado junto con Herodes el tetrarca, y Saulo. 2 Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado. 3 Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron.

Hechos 14:23

Y constituyeron ancianos en cada iglesia, y habiendo orado con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído.

5. Pablo se refiere dos veces a sus “ayunos,” en 2 Corintios 6 & 11

II. Componentes del Ayuno

Hay por lo menos cuatro componentes del ayuno. El ayuno se describe en términos de lo que se da, quién participa, la duración del ayuno, y con qué frecuencia se realiza la prueba.

A. Grado de Abstinencia

Podemos abstenernos de comida y bebida en diversos grados.

1. Ayuno Normal

La abstinencia de toda comida y bebida.[1]

2. Ayuno Parcial

Un ayuno parcial es una limitación de dieta, pero no abstención de toda comida.[2]

B. Número de Participantes en el Ayuno

1. Ayuno Privado

Un ayuno privado es de lo que Jesús hablaba cuando, en Su Sermón del Monte, Él dijo que debíamos ayunar de manera que no fuese notado por los demás.

Mateo 6:17-18

17…cuando tú ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, 18 para no mostrar a los hombres que estás ayunando, sino a tu Padre[3]

2. Ayuno en Grupos Pequeños

Podemos ayunar con otros cristianos como un compromiso compartido

Hechos 13:1-3

1Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía, profetas y maestros: Bernabé, Simón el que se llamaba Niger, Lucio de Cirene, Manaén el que se había criado junto con Herodes el tetrarca, y Saulo. 2 Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado. 3 Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron.

3. Ayuno Congregacional

Un ayuno puede ser dirigido a toda una congregación del pueblo de Dios.  Ester 4:16 describe un ayuno de todos los judíos en Susa.  Nehemías 9:1 describe un ayuno de toda la nación de Israel.  Joel 2:15-16 es un tercer ejemplo.

Joel 2:15-16

15 Tocad trompeta en Sion, proclamad ayuno, convocad asamblea. 16 Reunid al pueblo, santificad la reunión, juntad a los ancianos, congregad a los niños y a los que maman, salga de su cámara el novio, y de su tálamo la novia.

C. Duración del Ayuno

La Biblia no da ninguna orden al respecto.  Ella incluye ayunos que cubren una parte del día (Jueces 20:26-28), un día (Jeremías 36:6), tres días (Ester 4:1, Hechos 9:8-9), siete días (1Samuel 31:13), 21 días (Daniel 10:2-3), y ayunos sobrenaturales de 40 días (Deuteronomio 9:9, 1Reyes 19:8, Mateo 4:1-2).  La Biblia también registra muchos ayunos sin mencionar su duración (p.ej., Mateo 9:14, Lucas 2:37, Hechos 13:3).

D. Frecuencia del Ayuno

Cuan frecuente, i.e., sobre qué planificación, se realiza el ayuno.

1. Ayuno Regular

Basado en una planificación repetitiva, p.ej., el ayuno anual de Israel el Día de Expiación (Levítico 16:29-31).  El Fariseo en Lucas 8:12 se congratula a sí mismo por ayunar dos veces a la semana.

2. Ayuno Ocasional

Este ocurre cada vez que se percibe una necesidad.  La mayoría de los ejemplos de ayuno en la  Escritura parecen caer en esta categoría.

3. Ayuno Continuo

Ejemplo:  Juan el Bautista.  En Mateo 3:4, leemos, “su comida era langostas y miel silvestre.”

Estas maneras de describir el ayuno son independientes entre sí; tú puedes especificar una característica sin restringir las otras.

PREGUNTAS O COMENTARIOS SOBRE LOS FUNDAMENTOS DEL AYUNO

III. ¿Deben Ayunar los Cristianos?

Antes de responder esta pregunta, puede ser útil considerar lo que el Nuevo Testamento dice en general respecto a alimentos y comidas. De la comida se dice que es un buen regalo de Dios.

Un buen ejemplo es este pasaje de 1 Timoteo 4:1-5:

1 Timoteo 4:1-5

1 Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; 2 por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia, 3 prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad. 4 Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias; 5 porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado.

Observa lo que Pablo dice sobre la comida.  Es parte de la buena creación de Dios, dice, y no pretende abstenerse de si se recibe con acción de gracias. Pablo está dispuesto a advertir contra una especie de ascetismo que exalta el ayuno de tal manera que la bondad de Dios en el don de la comida se pasa por alto o se distorsiona.

El ayuno Cristiano, obviamente, no es ascetismo.  En Colosenses 2:20-23, Pablo alerta contra esta clase de severo estilo de vida, diciendo que  deshonra a Cristo al rechazar la suficiencia de Su persona y obra.

Colosenses 2:20-23

20 Pues si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo, ¿por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos 21 tales como: No manejes, ni gustes, ni aun toques 22 (en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres), cosas que todas se destruyen con el uso? 23 Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne.

John Piper dice al respecto: “Esta es una fuerte advertencia contra  cualquier visión simplista del ayuno que piensa que automáticamente el ayuno le hará algún bien espiritual a la persona. No es tan simple. “El tratamiento severo del cuerpo” sólo puede alimentar a la carne de una persona con más confianza en sí mismo”.

Pablo se refiere a comer o no comer como una cuestión que no es esencial en sí misma, sino que adquiere valor en la medida en que expresa el amor y la alegría a Dios, o la falta de amor y el descontento hacia Él (Romanos 14: 3-6; 1 Cor. 8 ).

Hemos visto que el Antiguo Testamento ordena un ayuno anual durante el Día de la Expiación. Pero el ayuno no se ordenó en ninguna parte del Nuevo Testamento. Sin embargo, parece claro en las Escrituras que Jesús asumió que sus seguidores rápidamente lo harían.

Vimos hace un rato en Mateo 6: 16-17, parte del Sermón del Monte. Si usted tiene su Biblia, vaya allí por un momento. Jesús dijo:

Mateo 6:16-18

16 Cuando ayunéis, no seáis austeros, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. 17 Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, 18 para no mostrar a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

Hay un par de cosas más a tener en cuenta en este pasaje. Cristo nos da una orden negativa, un mandato positivo, y una promesa.

  • Orden Negativa: No lucir sombrío, como el que está sufriendo.
  • Mandato Positivo: Nadie debería ser capaz de decir que estás ayunando por tu apariencia. El único observador de tu ayuno debe ser
  • Promesatu Padre que ve en lo secreto te recompensará.”

Nótese también que Jesús no da ninguna orden específica sobre cuándo, con qué frecuencia, o el tiempo que se debe ayunar. El ayuno no debe ser una rutina legalista. Es un privilegio y una oportunidad para buscar la gracia de Dios. No debemos descuidarlo, pero las decisiones relativas a las características específicas de nuestros ayunos han de ser guiadas por el Espíritu, así como Él nos ayuda a comprender la Palabra de Dios y como también Él aplica esas verdades a nuestros corazones en circunstancias particulares.

John Piper llama a Mateo 9:14-17  el pasaje más importante sobre el ayuno en la Biblia. Dice,

Mateo 9:14-17

14 Entonces vinieron a él los discípulos de Juan, diciendo: ¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos muchas veces, y tus discípulos no ayunan? 15 Jesús les dijo: ¿Acaso pueden los que están de bodas tener luto entre tanto que el esposo está con ellos? Pero vendrán días cuando el esposo les será quitado, y entonces ayunarán. 16 Nadie pone remiendo de paño nuevo en vestido viejo; porque tal remiendo tira del vestido, y se hace peor la rotura. 17 Ni echan vino nuevo en odres viejos; de otra manera los odres se rompen, y el vino se derrama, y los odres se pierden; pero echan el vino nuevo en odres nuevos, y lo uno y lo otro se conservan juntamente.

¿Quién es el novio? ¿Cuándo se aparta de sus discípulos? Jesús quiere decir que después de su muerte y resurrección, Él regresará a su Padre en el cielo, y durante ese tiempo los discípulos ayunarían.

John Piper dice:

Es cierto que Jesús nos ha dado el Espíritu Santo en su ausencia, y que el Espíritu Santo es “el Espíritu de Jesús”. Por tanto, en un profundo y maravilloso sentido Jesús todavía está con nosotros… Sin embargo, hay un mayor grado de intimidad que vamos a disfrutar con Cristo en el cielo cuando esta era haya terminado. De modo que, en otro sentido Cristo no está completamente con nosotros, sino lejos de nosotros (2 Corintios 5: 8; Filipenses 1:23). En otras palabras, en esta época hay un dolor dentro de cada cristiano porque Jesús no está aquí plenamente e íntimamente y con tanta fuerza y tan gloriosamente como queremos que sea. Tenemos hambre de mucho más. Es por ello que ayunamos.

Vino nuevo, en otras palabras, clama por un ayuno nuevo. Lo que distingue al judaísmo del cristianismo es que el anhelado reino de Dios está presente ahora, así como en el futuro. El Rey, Jesucristo, ha llegado. Lo que hay de nuevo sobre el ayuno cristiano es que se apoya en la obra terminada del Esposo. Su intensidad no viene porque nunca hayamos probado el vino de la presencia de Cristo, sino porque lo hemos probado tan maravillosamente por su Espíritu, que ahora no podemos estar satisfechos hasta la consumación del reino de Dios cuando Cristo regrese.

PREGUNTAS O COMENTARIOS SOBRE SI O NO LOS CRISTIANOS DEBEN AYUNAR

IV. Razones para Ayunar

El ayuno Cristiano, seamos claros, tiene un propósito espiritual, un propósito que está estrechamente alineado con nuestra relación con Cristo. Si el ayuno se hace con fines mundanos, como el control de peso, un diagnóstico antes de la operación, el entrenamiento físico, el ahorro de dinero, o de protesta política, entonces ¡no es un ayuno cristiano!

Los relatos bíblicos de ayuno dejan claro que hay al menos diez razones para ayunar. Y, ninguna de estas razones implica ganar el favor de Dios. No podemos utilizar el ayuno como una forma de impresionar a Dios. Somos hechos aceptables a Dios por medio de la obra de Jesucristo. El ayuno no tiene ningún beneficio eterno para nosotros a menos que primero nos arrepintamos de nuestra rebelión contra Dios y nos entreguemos a Jesucristo en la fe.

Habiendo dicho esto, tenemos aquí buenas razones para ayunar:

A. Ayuno para fortalecer la Oración

Esdras 8:21, 23

21 Y publiqué ayuno allí junto al río Ahava, para afligirnos delante de nuestro Dios, para solicitar de él camino derecho para nosotros, y para nuestros niños, y para todos nuestros bienes 23 Ayunamos, pues, y pedimos a nuestro Dios sobre esto, y él nos fue propicio.

Ahora bien, la Biblia no enseña que el ayuno es una especie de huelga de hambre espiritual que obliga a Dios que haga nuestra voluntad. El ayuno no cambia la escucha de Dios; cambia nuestra oración. Los cristianos que rezan durante el ayuno comunican que están verdaderamente en serio y están expresando la seriedad de una manera divinamente designada.

B. Ayuno para Buscar la Guía de Dios

Jueces 20:26-27a

26 Entonces subieron todos los hijos de Israel, y todo el pueblo, y vinieron a la casa de Dios; y lloraron, y se sentaron allí en presencia de Jehová, y ayunaron aquel día hasta la noche; y ofrecieron holocaustos y ofrendas de paz delante de Jehová  27a Y los hijos de Israel preguntaron al Señor…

El ayuno no asegura una orientación clara, pero nos hace más sensibles a Dios, nos ayuda a desconectarnos del mundo y centrarnos en el Señor, para que podamos escuchar con más atención su Palabra. Piensa en el ayuno de los líderes de Hechos antes de que enviaran a Pablo y Bernabé. Querían ser más sensibles a la guía del Espíritu, por lo que ayunaron.

C. Ayuno para Buscar Liberación o Protección

2 Crónicas 20:2-4

2 Y acudieron algunos y dieron aviso a Josafat, diciendo: Contra ti viene una gran multitud del otro lado del mar, y de Siria; y he aquí están en Hazezon-tamar, que es En-gadi. 3 Entonces él tuvo temor; y Josafat humilló su rostro para consultar a Jehová, e hizo pregonar ayuno a todo Judá. 4 Y se reunieron los de Judá para pedir socorro a Jehová; y también de todas las ciudades de Judá vinieron a pedir ayuda a Jehová.

El ayuno debe ser una línea de defensa contra la persecución por parte de la familia, compañeros de escuela, vecinos, compañeros de trabajo, u otros cristianos.

D. Ayuno para Expresar Aflicción

La Biblia contiene muchos ejemplos de ayuno para expresar aflicción por el pecado o calamidades que suceden al pueblo de Dios.

2 Samuel 1:11-12

11 Entonces David, asiendo de sus vestidos, los rasgó; y lo mismo hicieron los hombres que estaban con él. 12 Y lloraron y lamentaron y ayunaron hasta la noche, por Saúl y por Jonatán su hijo, por el pueblo de Jehová y por la casa de Israel, porque habían caído a filo de espada.

Como aprendimos la semana pasada, la confesión del pecado no es una simple expresión de palabras de la boca para afuera. La confesión bíblica implica dolor por el pecado cometido, y como quiera que el ayuno puede ser una expresión de aflicción, nunca es inapropiado. Don Whitney dice en su libro, “Ha habido un par de ocasiones en las que me aflige tan profundamente mi pecado que las palabras por sí solas parecían impotentes para decirle a Dios lo que quería. Y a pesar de que no me hizo más digno de perdón, el ayuno comunica el dolor y la confesión que mis palabras no podían”.

Pero debemos rechazar la tentación de pensar que nuestro ayuno de alguna manera está pagando por nuestros pecados. Como dice 1 Pedro 3:18, “18 Porque Cristo murió por los pecados una vez por todas, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios.” Nuestro ayuno debe incluir mucha alabanza a Dios por la forma en que ha prometido que “si confesamos nuestra pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad”.

E. Ayuno para Expresar Arrepentimiento y Volver a Confiar en Dios

En estrecha relación con expresar el dolor por el pecado, el ayuno también puede indicar un compromiso de obediencia y una nueva dirección.

Joel 2:12

12 Por eso pues, ahora, dice Jehová, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y lamento.

F. Ayuno para Humillarnos delante de Dios

1 Reyes 21:27-29

27 Y sucedió que cuando Acab oyó estas palabras, rasgó sus vestidos y puso cilicio sobre su carne, ayunó, y durmió en cilicio, y anduvo humillado. 28 Entonces vino palabra de Jehová a Elías tisbita, diciendo: 29 ¿No has visto cómo Acab se ha humillado delante de mí? Pues por cuanto se ha humillado delante de mí, no traeré el mal en sus días; en los días de su hijo traeré el mal sobre su casa.

Juan Calvino dijo sobre el ayuno, “Dado que este es un ejercicio sagrado tanto para la humillación de los hombres como para su confesión de humildad, ¿por qué deberíamos usarlo menos de lo que los antiguos hicieron en necesidad similar?”

G. Ayuno para Expresar Interés por la Obra de Dios

Daniel 9:2-3

2 yo Daniel miré atentamente en los libros el número de los años de que habló Jehová al profeta Jeremías, que habían de cumplirse las desolaciones de Jerusalén en setenta años. 3 Y volví mi rostro a Dios el Señor, buscándole en oración y ruego, en ayuno, cilicio y ceniza.

Ahora bien, no queremos que nadie piense que debemos ayunar todo el día todos los días como una expresión de interés por toda la obra de Dios, pero Dios lo hace, en ocasiones, nos da tan grande preocupación por su obra que el Espíritu Santo nos comunica que debemos ayunar.

H. Ayuno para Ministrar por las Necesidades de Otros

El ayuno no puede ser compartimentado del resto de nuestras vidas. Debemos cultivar las disciplinas espirituales, como hemos dicho antes, no sólo por nosotros, sino también por el bien de los demás.

Isaías 58:6-7

6 ¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo? 7 ¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano?

Si renunciamos a algunas comidas mediante el ayuno, podemos usar ese tiempo y dinero para servir a los demás.

I. Ayuno para Vencer la Tentación y Dedicarte a Dios

El ayuno es un buen ejercicio de auto-disciplina. Abstenerse de comer alimentos puede fortalecer nuestra capacidad de abstenernos del pecado cuando somos tentados. Si nos entrenamos para aceptar el pequeño “sufrimiento” de ayuno de buen grado, estaremos en mejores condiciones de aceptar otro sufrimiento por causa de la justicia.

J. Ayuno para Expresar Amor y Adoración a Dios

Ayunar significa que amas a Dios más que la comida. Tú niegas tu hambre de alimentos para perseguir tu hambre de Dios. Buscar más de Él es más importante que comer. Cuando sientes una punzada de hambre, recuerda que tu estómago no es tu Dios y que cuando ayunas honras al verdadero Dios.

Así que, para resumir este apartado de buenas razones para ayunar, recuerda que el ayuno siempre debe tener un propósito espiritual – un propósito centrado en Dios, no centrado en tí mismo.

PREGUNTAS O COMENTARIOS SOBRE LOS EFECTOS DEL AYUNO

V. Conclusión

El ayuno prueba donde está nuestro corazón. Nos ayuda a enfocarnos en Dios y a gozarnos en Él y Su Palabra con más detalle. El ayuno comunica que nuestros corazones están con Dios, y no con este mundo.

En algún momento tómate tu tiempo pronto para considerar las razones de ayuno que acabamos de exponer. Tal vez lo que necesitas es la guía de Dios en un asunto importante. O quizás tu vida de oración ha sido entorpecida por las preocupaciones mundanas. A lo mejor luchas con el pecado de la gula. Cualquiera que sea el tema, el ayuno puede muy bien ser un medio de la gracia de Dios que te ayude con tus necesidades y que te señala la suficiencia de Dios.

Para concluir, ten en cuenta las palabras de John Piper sobre la esencia del ayuno Cristiano: “Sufrimos y anhelamos, con ansia, conocer más y más de todo lo que es Dios para nosotros en Jesús. Pero sólo porque Él ya ha nos ha tomado en sus manos y nos está modelando siempre hacia adelante y hacia arriba en “toda la plenitud de Dios.”

[1] Ejemplos: Ester 4:15-16, Ezequiel 10:6, Hechos 9:8-9, Deuteronomio 9:9.
[2] Ejemplo: Daniel 1:12.
[3] Énfasis del Autor.