Consejería

Consejería prematrimonial, pornografía y matrimonio

Artículo
25.07.2017

Una entrevista con Winston Smith

¿Qué dice la sabiduría popular?

9Marcas: ¿Qué recomienda la sabiduría cristiana popular para tener un matrimonio saludable y feliz? ¿Difieres de la sabiduría popular? ¿En qué difieres?

Winston Smith: Creo que la palabra de moda hoy en día –no sólo para cristianos sino para matrimonios en general– parece ser la compatibilidad. La idea es encontrar tu “alma gemela” o la persona más compatible contigo.

Hay algo complicado sobre la idea de compatibilidad. Puedes observar que hay cierta sabiduría esencial en Proverbios sobre la compatibilidad. El matrimonio es mucho más pesado cuando te casas con alguien que no te gusta. “Como una gotera constante es la cónyuge pendenciera”. No deberías casarte con alguien que no te gusta o con quien no te lleves bien. Esto podría sonar como obvio pero la gente lo hace. Aquí es donde la Escritura dice “Sí, la compatibilidad significa algo”.

La pendiente se pone resbaladiza cuando sólo nos quedamos con una comprensión superficial de lo que significa compatibilidad: encontrar a alguien que me haga la vida fácil o me haga sentir feliz. Caemos en esta “relación de consumo” cuando salimos al mundo en busca de un potencial compañero como si se tratara de un supermercado. No miramos a los demás como alguien a quien estamos llamados a amar. Tendemos a desarrollar una visión enfocada en un solo objetivo – buscamos lo que es más azucarado y dulce. De hecho, debemos reconocer que tomamos más malas que buenas decisiones. Debemos ser muy cuidadosos en cómo hablamos sobre la compatibilidad. Está bien hablar de ella y reconocer que es un factor, pero cuando éste se considera por sí solo es cuando comenzamos a jugar con el egoísmo y la pecaminosidad del corazón humano.

Prioridades bíblicas y consejería prematrimonial

9Marcas: Si la clave para tener un matrimonio saludable no es solamente la compatibilidad ¿qué otra cosa es? O permíteme ponerme pensar en el mundo real y hacerte la pregunta así: ¿Cuál es la cosa más importante que dices a una pareja de novios en una consejería prematrimonial? ¿Cuál es la cosa más importante que ellos necesitan saber?

Winston: Cada vez que conozco una pareja que está planeando casarse, una de las cosas que tengo en cuenta es que estoy frente a personas que parecen a prueba de balas. Esa es la forma en la que pienso. En otras palabras, al momento en que una pareja llega conmigo para la consejería prematrimonial a menudo ya están comprometidos. Alguien gastó unos cuantos miles de dólares en un anillo de compromiso. A veces las invitaciones de la boda ya se han impreso, así que no vienen precisamente a escuchar sobre sus problemas. Vienen más que nada por el timbre – el sello de aprobación que les permita seguir adelante con toda confianza. Mi trabajo es ayudarles a entender que hay razones importantes por las cuales ellos deben abrirse para ver sus problemas.

Creo que la mayor parte de los jóvenes que se casan es debido a que la experiencia de sus citas les ha enseñado que son realmente buenos para divertirse entre sí. Han disfrutado el ganarse el cariño mutuo con cenas bien preparadas. Y ellos quieren consolidar esa diversión con el matrimonio. Es muy agradable estar casado con alguien con quien disfrutas y te diviertes, sólo que el matrimonio no se trata últimamente de diversión. La diversión puede ser uno de los grandes beneficios del matrimonio, pero en última instancia, un matrimonio es la imagen de la relación de Cristo con su esposa, la iglesia, y su amor por ella. Es nuestra oportunidad y nuestra obligación en el matrimonio demostrarlo, siendo un retrato caminante y hablante de este tipo de amor.

¿Y sabes qué? Esa clase de amor no sólo aparece en momentos buenos y felices. Esa clase de amor a veces es más visible cuando las cosas van mal. Conocer el amor de Cristo porque él vino a nosotros en nuestro desorden, nuestra fealdad, nuestro quebrantamiento y nuestra rebelión. Este tipo de matrimonio requiere que una pareja se conozca en esos desordenados y tenebrosos lugares. En la consejería prematrimonial, quiero preparar personas para esta crítica tarea de reflejar a Cristo. Necesito que sean capaces de mirar su desorden antes de que se casen para que sepan si están haciendo una sabia decisión.

 

9Marcas: ¿Hay algo más que sea tan crucial en la consejería prematrimonial?

Winston: Creo que la palabra clave para la consejería prematrimonial es sabiduría. La decisión de casarse con alguien no se trata de mantener una fuerte emoción. Es sobre hacer una sabia decisión. La sabiduría de esta decisión se basa en escoger a alguien que amarás no sólo en sus fortalezas sino que estarás preparado para amar y ministrar en sus debilidades. Entonces, por otro lado, una sabia decisión es escoger a alguien que te amará no sólo en los momentos divertidos y en tus fortalezas sino también te ministrará y amará en tus debilidades. Eso es una sabia decisión.

Lo que quiero hacer en la consejería prematrimonial no es decirles si deberían o no casarse con esa persona. Ellos son libres de casarse con quien quieran, con tal que sea cristiano. Pero quiero preguntar:

  • “¿Cuál parece ser la decisión sabia para ti?”.
  • “Esto es lo que estoy aprendiendo acerca de ti y tus tentaciones y tu manera de vivir. Esto es lo que estoy aprendiendo acerca de la otra persona, su manera de vivir, sus tentaciones, sus pecados. ¿Cómo se vería si trataran de ministrarse el uno al otro en esto?
  • “Aquí se encuentran tus fortalezas y aquí se encuentran tus debilidades. Esta es la forma en que probablemente salga tu carne en el matrimonio. Ahora tú decide. ¿Es este el ministerio en el que estás dispuesto a comprometerte el resto de tu vida? Esa decisión es tuya, no mía”.

En raras ocasiones me he sentido obligado a decir “Será un desastre si se casan entre sí”. Más a menudo me toca decir “Esta es mi opinión realista acerca de cómo se verán las cosas y les toca decidir si eso está bien para ustedes o no.

Cambio cultural y pornografía

9Marcas: ¿Cómo crees que ha cambiado la cultura en los últimos 15 o 20 años? ¿Piensas que el matrimonio está enfrentando ahora algo que no había tenido que enfrentar 20 años atrás?

Winston: Probablemente haya muchas presiones culturales que hacen al matrimonio diferente a lo que era 15 o 20 años atrás. Me limitaré a señalar una, porque considero una de las más dañinas. He visto vez tras vez cuán poderosa y destructiva es la pornografía en los matrimonios. Por supuesto, la pornografía tiene mucho más de 20 años, pero lo que ha cambiado los últimos 20 años es la tecnología. En el pasado había que estar dispuesto a pasar una vergonzosa barrera. Quien realmente quería meterse en la pornografía debía ir a una parte diferente de la ciudad. Tenías que salir de tu auto y caminar hacia la tienda y estar dispuesto a ser visto. Tu nombre y rostro se asociarían con el material que estabas sosteniendo. En cambio ahora el anonimato parece casi garantizado. No sólo está disponible para ti sino que invade tu vida. Está promocionándose. Aparecerá en tu correo electrónico. Se mostrará en el menú de películas de la habitación del hotel. Probablemente mientras más lujoso sea el hotel, más fácil sea ver pornografía y más descaradamente se mostrará.

La pornografía está a la ofensiva contra ti. Viene detrás de ti. Así que hay que tener serias razones para decirle que no, no sólo por miedo a ser descubierto. Eso no es razón suficiente ya que tendrás oportunidades de deleitarte en secreto con ella. El modo de pornografía ha cambiado, y el mensaje se ha amplificado. Sin ser gráfico, cualquiera que haya visto pornografía sabrá probablemente de lo que estoy hablando. La pornografía es, en última instancia, una relación anónima y sin sentido donde el centro de todo es la gratificación personal.

El sexo es maravilloso, pero el sexo está ordenado por Dios para comunicar significado y propósito. Su intención es comunicar el compromiso, el pacto y el amor sacrificial de Dios, su ternura y cuidado. No tiene la intención de comunicar libertad para hacer lo que se te ocurra, centrado en ti mismo y participar de relaciones anónimas y sin sentido. Toma esos mensajes anti-relación de la pornografía y júntalo con el ámbito fisiológico y tendrás algo realmente desagradable en tus manos. Esto no sólo esclaviza el tiempo de una persona y sus pensamientos. Esto comienza a invadir el resto de sus relaciones. Esos mensajes de conveniencia, placer y auto-enfoque afectan todas las áreas de su vida, no se quedan sólo en su computadora.

 

9Marcas: ¿Tienes algún consejo para los pastores e Iglesias para tomar la ofensiva, es decir, maneras en las cuales ser proactivos en la batalla contra la pornografía?

Winston: Creo que una de las manera en que las iglesias deberían trabajar contra esta amenaza, de manera simple, es comenzando a hablar sobre esto. Y no solo hablarlo como algo que está allí fuera en la cultura sino hablarlo como algo que nos persigue tanto como individuos como familias en la iglesia. Crear foros/grupos donde las personas que están batallando con esto puedan hablar sin sentirse avergonzados o tratados como ciudadanos de segunda clase. Crear una conversación abierta donde este problema se trate con el mismo cuidado, preocupación y ternura que cualquier otro pecado y lucha.

Esto es algo simple pero un tremendo paso. Necesitas decir “Vamos a hablarlo como si fuera un problema en nuestra iglesia porque lo es”. Es un hecho. Por supuesto, esta conversación debería ocurrir como parte de una larga cultura de discipulado y responsabilidad que los pastores debieran cultivar en sus iglesias.

A continuación quiero ser muy práctico y dar a la gente herramientas acerca de esto.

  • Si tienes conexión a internet en tu casa, piensa que es un portal a una librería XXX. Si tienes una conexión a internet, TV cable o satélite, entonces tienes una puerta en tu casa que lleva a una librería para adultos. Así que, trátalo como una puerta que necesita ser vigilada y cerrada con cerrojo. Está bien que te entretengas con tu computadora pero necesitas saber qué estás haciendo y porqué lo haces. No puedes estar solo “pasando el rato” frente a una pantalla.
  • Limita el acceso privado a tu ordenador. Si tienes una computadora de escritorio, pon la pantalla en el medio de la sala.
  • Hay varios tipos de software disponibles que son efectivos pero no hay software infalible. Hay opciones de software que son eficaces en levantar una barrera (como un cerco de alambre con púas). Si tú lo pasas, es porque quisiste pasarlo – no solo porque te quedaste atrapado.

Hay todo tipo de cosas básicas que podemos hacer para protegernos, pero parece que las iglesias caminan con ingenuidad. Las personas están asumiendo “Si nadie está hablando sobre esto debe ser porque no es un problema”. He visto incontables ejemplos de pastores y administradores de iglesias quienes han sido atrapados por ella. He aconsejado a personas que trabajan como personal de limpieza que ingresan a los ordenadores por la noche y ven pornografía en los edificios que están limpiando. Espero que alguna de estas sugerencias sea de ayuda en la batalla contra este prevalente problema.

Construyendo matrimonios saludables

9Marcas: ¿Cómo podemos construir una cultura de matrimonies saludables en la iglesia? ¿Qué pasos prácticos pueden seguir los pastores para construir matrimonies saludables?

Winston: Creo que siempre que consideres hacer algo en la iglesia deberías comenzar con ¿cómo puedo dar el ejemplo? No saltes simplemente a un programa. No brinques a una estructura. Considera lo siguiente:

  • ¿Cómo vivo mi matrimonio ante las personas?
  • ¿Cómo puedo mostrar esto desde el púlpito?
  • ¿Me refiero a los matrimonios como un ministerio desde el púlpito?
  • ¿Manifiesto que las relaciones tienen un propósito desde el púlpito?
  • ¿Ayudo a las personas desde el púlpito a entender que la gracia y el amor se ven en los detalles del día a día de la vida?

A todos nos gusta la predicación que tiene historias divertidas o incluso chistes. Lo que realmente necesitamos son aplicaciones que aterricen y sean aplicables – hasta el nivel de cómo nos hablamos los unos a los otros. ¿Cómo luchas con el otro? ¿Cómo perdonas? ¿Cómo lidiar con las cosas del día a día en las que vives?