Cooperación

Cómo fusionar dos culturas de iglesia

Artículo
11.11.2019

Una fusión de iglesia da lugar a dos grupos que inevitablemente tendrán dos culturas diferentes y pronunciadas. El objetivo y el desafío de fusionar iglesias es llevar a estas dos culturas a convertirse en una. En el trabajo de revitalización, se busca cambiar una cultura. En la plantación de iglesias, estás buscando construir una. En una fusión de la iglesia, debes comprender las dos culturas existentes y llevarlas a convertirse en una.

Aquí hay cinco formas de hacerlo.

  1. Clarifica las expectativas antes de fusionarse

Como en cualquier relación, antes de iniciar una fusión es importante comunicar las expectativas que tiene cada grupo. En la fusión que dirigí recientemente, una forma de hacerlo fue escribiendo un «documento de expectativas» que detallaba lo que cada grupo consideraba importante.

Estos son los temas que cubrimos:

  • ¿Cómo sería un servicio de adoración?
  • ¿Los líderes existentes en ambos grupos esperan posiciones cuando nos fusionamos?
  • ¿Cómo podríamos acercarnos al personal de la iglesia existente?
  • ¿Cómo podríamos cambiar el horario semanal?

A través de esta conversación, aprendimos que la iglesia con la que nos estábamos fusionando estaba preocupada por sus miembros «confinados en sus hogares». Esto nos permitió diseñar un plan antes de fusionarnos, de cómo los ministraríamos juntos como una sola iglesia. En lugar de esperar que yo, como pastor, hiciera cada visita, asignamos miembros para tomar el cuidado de este importante ministerio.

Tomarse el tiempo para discutir nuestras expectativas y documentar nuestros acuerdos en el frente nos permitió comprar la paz futura.

  1. Enseña la Biblia como tu motivación y explicación para el cambio

La iglesia con la que nos fusionamos no tenía ancianos y había aceptado en gran medida el enfoque del ministerio dirigido por el comité. Nuestra iglesia, sin embargo, estaba comprometida con un liderazgo de ancianos y enfoque congregacional. En nuestras discusiones preliminares, cada grupo se comprometió a estudiar los oficios bíblicos del anciano y el diácono (1 Ti. 3: 1–13). Favorablemente, este estudio condujo a un acuerdo sobre la constitución de nuestra iglesia que propuso un gobierno de iglesia congregacional dirigido por ancianos.

Si bien el liderazgo de ambas iglesias estuvo de acuerdo en una serie de cuestiones, tuvimos que tomar el tiempo para enseñar a los miembros de ambos grupos. Así que decidimos que todos pasaran juntos por una «Clase de membresía», incluso antes de fusionarnos. Esto nos dio tiempo para enseñar a través de «qué» cambiaría y «por qué».

Además de enseñar a través de la Declaración de Fe y el Pacto de la Iglesia, pasamos mucho tiempo enseñando temas en los que sabíamos las personas necesitaban más exposición. Específicamente, nos enfocamos en el gobierno de la iglesia y los ancianos: Dónde los vemos en la Biblia, qué son, qué no son, cómo se ve esto en una iglesia bautista, cómo serán nominados y elegidos, etc. Esto nos permitió a fundamentar nuestra razón de cambio en la Biblia.

  1. No sorprendas al sistema, y ​​no seas tímido

Cuando dos iglesias se fusionan, hay una expectativa de que las cosas se «restablecerán». Esta expectativa permite ciertos cambios desde el principio. Si bien es cierto que algunos líderes lucharán en ser ambiciosos y provocar muchos cambios, otros pueden ser demasiado reservados. Las fusiones de iglesias implican tomar decisiones con anticipación que ayudarán a establecer una nueva cultura. Piensa cuidadosamente sobre los cambios que se pueden acordar y que pueden establecer el éxito futuro.

El cambio más grande que busqué antes de la fusión fue el traslado a una iglesia dirigida por ancianos. Si bien la mayoría del trabajo de revitalización avanzaría lentamente hacia esto, nuestra fusión brindó la oportunidad de establecer esto rápidamente. Afortunadamente, esta transición preparó a nuestra iglesia para que fuese fructífera. De hecho, no tengo duda en mi mente de que las cosas no habrían ido tan bien si nos hubiéramos retrasado. Lidera con gentileza y paciencia, pero también lidera con perspicacia, discerniendo los cambios que puede seguir rápidamente.

  1. No hay «nosotros» y «ellos»

La noche en que nos fusionamos oficialmente, todos nuestros miembros se reunieron para un «Servicio del Pacto» donde firmamos la Declaración de Fe y el Pacto de la Iglesia. Después de tomar un tiempo para cantar y escuchar un mensaje, tomamos la cena del Señor. En ese momento, nuestros dos grupos se convirtieron en uno. A partir de ese momento, comunicamos que nunca quisimos que hubiera un «nosotros» y «ellos». Se había formado un nuevo grupo y ahora éramos una iglesia.

El primer compromiso enumerado en nuestro Pacto Iglesia citado de Efesios 4:3, es que estaríamos ansiosos por «mantener la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz». Nuestra fusión trajo una unidad que cada miembro está llamado a proteger y preservar. Si bien ciertamente habría un período de transición y cierta incomodidad en el ajuste, necesitábamos ser guiados por las Escrituras para mantener la unidad de un solo cuerpo.

  1. El compromiso de brindarse honor unos a otros

En la mayoría de las fusiones, una iglesia está disminuyendo y otra está creciendo. Eso fue cierto en nuestro caso. El grupo que provenía de la iglesia en decadencia había experimentado algo de tristeza; su ministerio había disminuido con los años. Sin embargo, el grupo de nuestra iglesia en crecimiento llegó con ímpetu y alegría. Algunos habían trabajado en la misma iglesia durante décadas (¡hasta 60 años!), Mientras que otros se habían reunido solo en unos meses. Un grupo era mayor, el otro era más joven.

En medio de todo esto, el liderazgo y los miembros tenían que comprometerse a brindarse honor unos a otros (Rom. 14:10). Fusionar dos iglesias requiere el compromiso de honrarse unas a otros. Hablar bien unos de otros. Construir relaciones a través de las barreras de la cultura y la edad, y mostrar el afecto fraternal en la iglesia.

En nuestro caso, quería tener el cuidado de honrar la historia de la iglesia. Entonces, cuando celebramos nuestro aniversario de replantación de un año, tres meses después celebramos una gran celebración por el 80 aniversario de la iglesia que existía antes de fusionarnos. Celebramos el presente y honramos el pasado, porque juntos tuvimos un nuevo futuro. «Su» historia se había convertido en «nuestra» historia, porque dos se habían convertido en uno.


Traducido por Renso Bello.

More articles tagged as: