Predicación expositiva

5 Pasos para encontrar el tema central de cualquier pasaje de la Escritura

Artículo
21.11.2018

«¿Cómo encuentro el tema central de un texto bíblico?».

Esta es una pregunta que escucho frecuentemente de los líderes de estudio bíblico de grupos pequeños en la iglesia donde sirvo. Y nada me daría mayor placer que decírselo (y a ti), que tengo una fórmula mágica que los llevará de su texto directamente a su tema central, o mejor aún, su aplicación.

No tengo esa fórmula mágica. Sin embargo, pienso que hay muchas cosas que puedes tratar de buscar en tu texto independientemente del lugar que te encuentres en la Biblia, que te ayudarán a encontrar el tema central.

  1.   ESTRUCTURA Y ÉNFASIS

Primero, considera la estructura y el énfasis del pasaje. Me gustaría comenzar con la estructura o con la manera en que mi pasaje se divide en diferentes secciones de versículos que trabajan en conjunto.

Por supuesto, la forma en que busquemos la estructura dependerá un poco del tipo de texto. Si estoy buscando una narrativa, el argumento y los personajes son útiles. Buscaré el escenario, el punto culminante y el propósito. Si estoy buscando en un sermón o carta, buscaré un flujo de ideas con un punto lógico. Si estoy buscando en una poesía, trataré de identificar las diferentes estrofas y comenzaré a resumirlas.

E independientemente de la sección de la Biblia en que me encuentre, siempre, siempre, busco las palabras e ideas que se repiten. Una traducción literal sería útil aquí. La pregunta diagnóstica que me gustaría utilizar es: «¿Cómo es que el autor ha organizado el pasaje?» Y una vez que comienzo a elaborar una estructura me pregunto a mí mismo el énfasis que está siendo revelado a través de esta estructura.

  1.   CONTEXTO

Segundo, considera el contexto. Ningún pasaje de la Biblia existe por sí solo. En cambio, cada texto es parte de un argumento, historia o colección de pasajes que ha sido organizado a propósito por el autor. Lo que está antes y después de mi pasaje es importante y me ayudará a entender lo que está en mi pasaje. Puede ayudar a darme cuenta del tema del cual el autor está hablando. Puede ayudarme a ver una sección mayor en mi libro. Puede proveer una corrección útil de algo que he estado mal interpretando en mi pasaje. Puede hasta ayudarme a entender la situación histórica de la primera audiencia.

La clave es el contexto. Y mi pregunta diagnóstica es: «¿Por qué el autor pone este pasaje aquí, en este lugar del libro?».

  1.   TEMA DEL LIBRO

Debido a lo que acabo de mencionar acerca del contexto, sólo tiene sentido ampliar todo y preguntar sobre el libro. ¿Cuál es la agenda del autor con este libro?  

Por supuesto, requiere algo de trabajo entender realmente el tema de todo un libro. Sin embargo, pienso que es un paso importante que debemos preguntar: «¿Cómo es que mi pasaje —especialmente ese énfasis que encuentro en la estructura— se relaciona con este tema mayor de todo el libro?».

  1.   REFLEXIÓN TEOLÓGICA

En Lucas 24:13-49, Jesús enseña que toda la Escritura apunta a su muerte y resurrección, y los resultados de este evangelio son el arrepentimiento y el perdón de pecados. Si no entendemos esto, corremos el riesgo de interpretar un pasaje solo de forma moralista o separado del evangelio en alguna manera.

Por tanto, es importante utilizar todas las herramientas de la teología (especialmente la teología bíblica) para preguntar: «¿Cómo es que mi pasaje se relaciona con el evangelio?» Por supuesto, existen muchas maneras de hacer esto mal. Así que, es importante que hagamos conexiones legítimas entre nuestro texto y el evangelio.

  1.   RESUMEN

Una vez que has llevado a cabo tu trabajo de estructura, contexto, tema del libro y teología, es tiempo de comenzar a resumir. Independientemente de que le llames a esto el tema central, el tema del pasaje o la gran idea, es importante dar este paso final. La pregunta que deseo hacerme a mí mismo es esta: «¿Qué es lo que el autor está tratando de enseñar a su primera audiencia?» «¿Qué está diciendo? ¿Cuál es su tema principal?».

No te engañes a ti mismo: este no es un proceso fácil. Para mí, esto representa una hora o dos de preparación para un grupo pequeño —¡y probablemente 12 horas de preparación para un sermón! Pero cualquiera cantidad de tiempo que tengas, pienso que es útil para trabajar de esta manera.

Por supuesto, una vez que disciernes la idea principal, aún necesitas pensar en la aplicación. Sin embargo, mientras estoy trabajando en el texto, aquí es donde comienzo:

  1.   ¿Cómo es que el autor ha organizado este pasaje?
  2.   ¿Por qué el autor pone este pasaje aquí, en este lugar del libro?
  3.   ¿Cómo es que mi pasaje se relaciona con el tema de todo el libro?
  4.   ¿Cómo es que mi pasaje se relaciona con el evangelio?
  5.   ¿Qué está tratando el autor de enseñar a su primera audiencia?

Para saber un poco más de este proceso, busca el libro Expositional Preaching: How We Speak God’s Word Today [Predicación expositiva: cómo comunicamos la Palabra de Dios hoy en día] (Crossway, abril 2014).